ORLANDO, Fla. – Residentes de Florida deberían pensar en comprar seguro contra inundaciones ahora mientras el clima está seco.
Generalmente, una póliza no entra en vigor hasta 30 días a partir de la fecha de compra. Al comprar y mantener seguro contra inundaciones ahora, los residentes de Florida estarán mejor protegidos contra daños por tormentas.
Pólizas de seguro del hogar estándares no cubren daños por inundación. Daños por inundación se llaman un riesgo excluido, lo cual quieren decir que no serán cubiertos.
Las inundaciones son los desastres naturales más comunes y costosos en los Estados Unidos. Una póliza de seguro contra inundaciones protege a asegurados económicamente incluso cuando no haya una declaración de desastre o si viven en un condado que no se designe para recibir asistencia federal.
Roy Wright, supervisor del Programa nacional de Seguros contra Inundaciones (NFIP, por sus siglas en inglés) de FEMA, recientemente habló en una conferencia de seguros en Miami. Dijo que, en vez de intentar encontrar el mapa de zona de inundación indicado, la gente debería comprobar sus licencias de conducir nomás.
Resultado de imagen para Ahora es el momento para comprar seguro contra inundaciones
“Si dice Florida, usted necesita seguro contra inundaciones,” dijo.
NFIP tiene más pólizas en Florida que en cualquier otro estado. Aunque hay más de 1,7 millones de pólizas en el estado actualmente, solamente alrededor de la mitad de los propietarios de vivienda en zonas de alto riesgo tenían seguro contra inundaciones antes de que el Huracán Irma tocó tierra el 10 de septiembre de 2017.
Al 15 de marzo de 2018, se habían presentado casi 33.000 reclamaciones de NFIP por daños ocasionados por Irma. Se han pagado más de $933 millones a asegurados, con un promedio de $46.099 para pagos por reclamaciones resueltas.
Inundaciones pueden ocurrir en casi cualquier lugar. Casi 25 por ciento de las reclamaciones al seguro contra inundaciones provienen de zonas de riesgo bajo o moderado y estas reclamaciones reciben la tercera parte de toda la asistencia federal por desastre de inundaciones.
En zonas de alto riesgo, hay una probabilidad de al menos 25 por ciento de que ocurra inundaciones durante un periodo de 30 años.
Siempre que su comunidad participa en NFIP, los residentes de Florida son elegibles para comprar una póliza de NFIP.
El promedio nacional para una póliza anual para propietarios de vivienda y de negocios es $700 para cobertura de hasta $250.000. Propiedades en zonas de moderado a bajo riesgo podrán calificar para Pólizas de riesgo preferido con tasas de menor costo.
Resultado de imagen para Ahora es el momento para comprar seguro contra inundacionesAdemás de cobertura para estructuras, NFIP ofrece cobertura de contenido con un costo tan bajo como $48 por año en algunas zonas para propietarios de vivienda y de negocios e inquilinos. Pólizas podrían ayudar con hasta $100.000 de pérdidas.
Para información relativa a riesgo de inundación y seguro contra inundaciones, visite www.fema.gov/national-flood-insurance-program (enlace en inglés) o llame al 800-427-4661 para voz, 711 y Servicio de retransmisión por video.
Para más información sobre la recuperación, visite www.FEMA.gov/es/IrmaFL, o síganos en @FEMARegion4 en Twitter y en la página de FEMA en Facebook.
Ayudando a la gente antes, durante, y después de desastres.
Asistencia de recuperación por desastre está disponible sin importar la raza, color, religión, nacionalidad, sexo, edad, discapacidad, dominio del inglés o estatus económico. Si usted o alguien que conoce ha sido víctima de discriminación, llame a FEMA sin costo al 800-621-FEMA (3362). Para TTY llame al 800-462-7585.
Asistencia para vivienda temporal de FEMA y subvenciones para gastos de transporte público, gastos médicos y odontológicos, y gastos de funerales y entierros no requieren una solicitud para un préstamo del SBA. Sin embargo, solicitantes que reciben solicitudes para préstamos de SBA deben someterlas a la SBA para reunir los requisitos para asistencia que cubre propiedad personal, reparaciones o reemplazo de vehículos, y gastos de mudanza y almacenamiento.