WASHINGTON, 20 de noviembre.- La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA),  en conjunto con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), junto con autoridades estatales y locales, están investigando un brote multiestado de “E. coli O157:H7″probablemente vinculado a la lechuga romana.

La FDA recomienda que los consumidores no coman lechuga romana y desechen cualquier producto hasta que sepamos más.

Los minoristas, restaurantes, y otros operadores de servicios de alimentos, no deben servir lechuga romana hasta que se sepa más de este brote. Si los consumidores experimentan síntomas de una infección por E. coli deben buscar inmediatamente atención médica”.
CONSEJOS IMPORTANTES DEL CDC:

Los consumidores que tienen cualquier tipo de lechuga romana en su hogar no deben comerla y deben tirarla, aunque haya comido algo y nadie se haya enfermado.

Este consejo incluye todos los tipos o usos de lechuga romana, como cabezas de lechuga romana, corazones de lechuga romana, y bolsas y cajas de lechuga precortada y mezclas de ensaladas que contienen lechuga romana, incluida la lechuga romana, la mezcla de primavera y la ensalada César.

Si no sabe si la lechuga es romana o si una mezcla de ensalada contiene romana, no la coma y deséchela.

Lave y desinfecte los cajones o estantes en los refrigeradores donde se almacenó la lechada romana. Siga estos cinco pasos para limpiar su refrigerador.

Los restaurantes y los minoristas no deben servir ni vender lechuga romana, incluidas las ensaladas y mezclas de ensaladas que contengan romana.

Tome medidas si tiene síntomas de una infección por E. coli: Hable con su proveedor de atención médica. Escriba lo que comió en la semana antes de comenzar a enfermarse.

Reporte su enfermedad al departamento de salud. Ayude a los investigadores de salud pública respondiendo preguntas sobre su enfermedad. 

Consulte el CDC