James A. Wolfe

WASHINGTON, 8 de junio.-  Un ex empleado de la comisión de inteligencia del Senado arrestado y acusado de mentirle al FBI acerca de sus contactos con periodistas comparecía en las próximas horas ante una corte federal en Baltimore.

James A. Wolfe, por años director de seguridad de la comisión _uno de varios paneles legislativos que investigan los posibles vínculos entre Rusia y la campaña del ahora presidente Donald Trump_, fue acusado por los fiscales de falso testimonio al mentir a los agentes acerca de sus relaciones con la prensa.

Resultado de imagen para James A. Wolfe,

Aunque no se le acusa de revelar información confidencial, los fiscales dicen que mantenía habitualmente contacto con varios periodistas que informaban sobre la comisión, y se reunía con ellos en bares, domicilios particulares y un edificio de oficinas del Senado. Se le acusa de mantener una relación personal de años con una reportera, acerca de lo cual mintió hasta que le mostraron una foto de él con la periodista.

El viernes por la mañana, Trump dijo que el Departamento de Justicia había atrapado a un “filtrador muy importante” y que podría ser “algo extraordinario”. Dijo que aún estaba recibiendo información sobre el caso.

“Yo soy un gran creyente en la libertad de prensa”, dijo Trump antes de partir hacia Canadá. “Pero también creo en la información confidencial. Tiene que seguir siendo confidencial”.

Resultado de imagen para James A. Wolfe,

La acusación a Wolfe fue anunciada poco después que el New York Times reveló que el Departamento de Justicia se apoderó clandestinamente de los archivos telefónicos y correos electrónicos de la periodista Ali Watkins como parte de la investigación. El diario dijo que el FBI interrogó a Watkins sobre una relación de tres años que había mantenido con Wolfe cuando trabajaba para otras publicaciones. El Times también dijo que, según Watkins, Wolfe no fue la fuente de la información confidencial que recibió durante su relación.

El abogado de Watkins, Mark MacDougall, dijo el jueves por la noche que “siempre es desconcertante que el Departamento de Justicia obtenga los archivos telefónicos de un periodista, sea mediante una orden de jurado u otro procedimiento legal. Si era necesario en este caso dependerá de la naturaleza de la investigación y el alcance de los cargos, si los hubiera”.

Wolfe, de 58 años y residente en Ellicott City, Maryland, debe comparecer ante la corte federal en Baltimore por la tarde. No estaba claro de inmediato si lo representaba un abogado.EFE