Podría decirse que ya no es a las tres, sino a las cinco que son las “vencidas” por el logro de la nadadora estadounidense Diana Nyad de obtener el record mundial en cruzar el estrecho de la Florida nadando y sin jaula de protección contra tiburones.

Decirlo hoy es fácil, pero cuando vemos que se trata de una persona de 64 años, cuando muchos de los lectores de esa edad posiblemente estén pensando en el retiro, o recorremos en carretera 178 kilómetros o 110 millas en vehículo, que es la distancia entre La Habana y Key West, y la transferimos a casi 54 horas nadando, diríamos que ésta hazaña merece nuestros respetos, admiración y reconocimiento a Diana Nyad.

A nosotros en Estados Unidos nos hacía falta escuchar una buena noticia en un día de asueto en medio de tantas tensiones internas y externas, gracias a Diana Nyad por la alegría de su éxito. Bién por ella!