Espías chinos habrían instalado chips dentro de los equipos usados por unas 30 empresas de Estados Unidos, además de múltiples agencias gubernamentales estadounidenses, lo que daría a Pekín acceso secreto a sus redes internas,según Bloomberg Businessweek, que citó a 17 fuentes anónimas de inteligencia y de compañías.

La agencia de información financiera asegura que los chips maliciosos fueron colocados por una unidad del Ejército de Liberación Popular de China, que se infiltró en la cadena de suministro de una compañía de hardware llamada Super Micro Computer. Se cree que la operación estaba enfocada en buscar secretos comerciales valiosos y redes gubernamentales, señaló la agencia.

Los investigadores descubrieron un diminuto microchip en el motherboard de servidores ensamblados por Super Micro Computer, el cual permite que agresores creen una puerta de entrada secreta a cualquier red que use las máquinas.

Al menos 30 empresas estadounidenses se habrían visto involucradas, entre ellas Amazon (AMZN) y Apple (AAPL) , según la información difundida por la agencia de comunicación financiera.

En un comunicado, Amazon respondió que “no hemos hallado pruebas que respalden las acusaciones de chips maliciosos o modificaciones en el hardware”.

Apple, por su parte, afirmó que había refutado “virtualmente cualquier aspecto” de la historia en respuestas públicas a Bloomberg. “Apple no ha encontrado nunca chips maliciosos, ‘manipulaciones en el hardware’ o vulnerabilidades plantadas a propósito en cualquier servidor”, señaló la firma.

SuperMicro y el Gobierno chino también publicaron comunicados donde cuestionan las conclusiones del informe de Bloomberg.

El FBI y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, en representación de la CIA y la NSA, no han querido hacer comentarios sobre la información. Reuters