La convivencia es un elemento esencial de la vida humana en sociedad. Siempre que salimos del aislamiento individual nos encontramos conviviendo con alguien, con algunos o con muchos otros seres humanos. Esto se da a nivel mundial, nacional, familiar, matrimonial o simplemente amistoso.

En la convivencia se alimenta uno del afecto y el apoyo de otros, pero también se tropieza uno con los conflictos, las frustraciones, los ataques verbales y aun físicos y otras especies de inconvenientes. ¿Cómo podemos entonces seguir conviviendo y compartiendo? ¿Podemos cambiar la naturaleza humana para que no se produzcan esos inconvenientes? ¿Podemos realísticamente hacer algo al respecto para no tener que aislarnos totalmente los unos de los otros y existir cada uno en su covacha sin comunicación alguna?

Aquí es donde la compasión mutua entra en juego como herramienta para la convivencia.

Las partes de un motor necesitan moverse todas a la vez para que el motor funcione. Eso lo logran mediante el aceite. Este lubrica y suaviza cada una de las partes para disminuir el roce destructivo. Este hace fácil el funcionamiento del motor.

La compasión mutua es el aceite de la convivencia. Cuando vemos y aceptamos que cada prójimo puede equivocarse y de hecho se equivoca aun cuando su error cause dolor y destrucción a los demás, entonces estamos practicando la compasión mutua. Es mutua porque de la misma manera que uno acepta el error de otro, el otro acepta también el error de uno. De esa manera aceitamos y suavizamos las relaciones entre todos. Sin este aceite perdemos todos porque las partes se mellan, sufren y hasta se rompen. Se podría afirmar que la compasión mutua es un ingrediente esencial para la convivencia humana por lo menos hasta que llegue el día en que podamos declararnos todos como perfectos y perfectamente libres de errores. No obstante, la compasión mutua no se refiere a eliminar la responsabilidad por los daños que causen nuestros errores. Se refiere a una herramienta para  conservar nuestra felicidad interna y el mejor bienestar social posible.

__________________________

Dr. Cesar R. Cabral Delgado, Ph.D.
Educador
“La vida es buena, solo hay que saber manejar la mente”.
Autor de los libros “!Dueños!” , una guía para la Felicidad en el Siglo 21 y
la novela “Y durmió con su enemiga” sobre Violencia Domestica.
 Ambos están disponibles en Amazon.com y Kindle.com.
Email: cabral112@Hotmail.com