Dr. Cesar R. Cabral Delgado, Ph.D. Educador

El ser humano es una combinación de materia y espíritu. Los dos elementos son necesarios para la existencia de la humanidad, pero son diferentes y pueden ser percibidos con diferente prioridad.

Esta diferencia en percepción divide a la humanidad en materialistas y espirituales. Se dice que las gentes del Occidente del planeta son más materialistas porque se enfocan mas en la acción para producir cosas materiales que en disfrutar las cosas que llenan el espíritu. Se dice que en cambio los del Oriente son más espirituales porque se enfocan mas en simplemente ser ellos mismos y disfrutar del espíritu.

Es un asunto de prioridad, pero que crea muy diferentes culturas o estilos de vida.

El occidental, enfocado en cuidar y disfrutar su cuerpo y en crear herramientas para producir cosas y abundancia material, vive mas para eso. Se parece a la abeja que se dedica a producir miel todo el día; se lo pasa recogiendo polen y llevándolo a la colmena sin pararse ni a respirar. Vive en la agonía y el estrés propios de la producción. Cabe preguntarse si realmente disfrutan de su corta existencia en el planeta.

El oriental, vestido en trajes simples en vez de trajes de pasarela, alimentándose con simples semillas del campo y otras acciones similares, se parece a un ruiseñor. Este vive cantando y disfrutando de las melodías, de la brisa del campo, de los rayos del sol, del frescor de la mañana, come con los gusanitos que recoge, se conforma con su plumaje como vestido y no le interesa vivir corriendo para recoger néctar y producir y guardar miel. Cabe igualmente preguntarse si realmente disfrutan de su corta existencia en el planeta.

Asunto de prioridad de valoración y estilo de la vida. Somos libres de elegir ser materialistas o espirituales o tal vez una combinación de los dos estilos. Es asunto de sabiduría humana, pero de una sabiduría extremadamente importante porque tenemos esta única vida en el planeta y de la elección depende el propósito máximo de la vida, o sea, la felicidad.

Quien le cayó atrás solamente a la materia deja al morir sus cuentas de banco llenas pero, ¿fue feliz? Quien le cayό atrás solamente a lo espiritual tal vez se muera de hambre y entonces, ¿fue feliz? Cada quien decide cual es su prioridad. ¿Tal vez una combinación razonable?

Dr. Cesar R. Cabral Delgado, Ph.D. Educador
“La vida es buena, solo hay que saber manejar la mente”.
Autor de los libros “!Dueños!” , una guía para la Felicidad interna y
la novela “Y durmió con su enemiga” sobre Violencia Domestica.
Ambos están disponibles en Amazon.com y Kindle.com.
Celular (561) 722-7849 – Email: cabral112@Hotmail.com