Al hablar de la cultura de la República de Haití uno puede adentrarse en un conjunto de tradiciones europeas específicamente francesas y españolas, pero el fuerte de la cultura haitiana tiene sus orígenes en las costumbres africanas.

Este país conserva en sus entrañas rasgos muy firmes debido a la trata de esclavos de la cual es procedente el mayor porcentaje de su población.

El día 5 de diciembre de 1492, según los registros históricos, llega a La Española Cristóbal Colón, un navegante de origen genovés, en busca de oro y con su obsesión de encontrar el preciado metal, esclaviza a la población originaria, acostumbrada a la vida silvestre, la pesca y la agricultura, actividades que no necesitaban de esfuerzos mayores.

Los indígenas fueron obligados a trabajar en plantaciones y minas, se produjeron rebeliones y muchos perdieron la vida. La manera brutal en la que fueron atacados y contagiados con enfermedades europeas para las cuales no tenían defensas, acabó con los indígenas poco a poco, hasta no quedar uno.

Llegada de esclavos africanos. Exterminada la raza indígena, el trabajo no se podía suspender por lo que los españoles trajeron esclavos desde África para continuar con su explotación. Luego siguieron explorando otras tierras del continente americano y, eventualmente, abandonaron la parte occidental de la isla, dejando el camino libre para que una colonia francesa se estableciera allí, produciendo así una mezcla de culturas africanas, españolas y francesas.

Estas combinaciones marcaron la cultura haitiana, de allí se desprenden un conjunto de tradiciones que los haitianos han sabido poner en práctica hasta la actualidad.

Conociendo la cultura haitiana. Los idiomas oficiales de Haití son el francés y el creole, éste último es un idioma joven, oficializado en 1961, nace producto de la mezcla de la lengua francesa con la influencia de vocabularios africanos y españoles. Además de ser una herramienta de los esclavos para poderse comunicar entre ellos sin que los colonos pudieran entenderlos y también en consecuencia fue utilizado como forma de rechazo a los europeos.

Gastronomía haitiana.

La cocina haitiana está influenciada en gran medida por la gastronomía francesa así como también por la africana y en menor grado por la española. Los haitianos a menudo usan pimientos y otros sabores fuertes. La cocina haitiana es considerada como moderadamente picante y no muy condimentada.

Sus platos son el arroz y las judías, que es lo mismo que las habichuelas y demás legumbres en sus diferentes presentaciones. Su dieta básica consiste en alimentos con un alto contenido en almidón y carbohidratos.

En las zonas más rurales tienen otras opciones como el maíz molido, un compuesto parecido a la harina de maíz que puede ser comido con salsa pois, con salsa hecha con uno de los diferentes tipos de judías como la riñón, la pinta, garbanzos y frijoles de palo (conocidos en otros países como gandul).

Platos típicos. Pésée, es un plato típico con carne de cerdo o cabra acompañado de bananito frito en aceite de girasol (conocidos como tostones en la República Dominicana y en Puerto Rico), es comido frecuentemente en Haití tanto como comida o aperitivo. El “diri ak djon-djon” o arroz con hongos, otra comida típica a la cual no tienen acceso todos los ciudadanos de Haití, por la amplia brecha social existente.

El jouroumou. Este es un plato sagrado del pueblo haitiano, al que se le rinde reverencia, como el dominicano con la habichuela dulce. Sólo que el “jouroumou” tiene una historia de rebeldía y de libertad.

Celebración de la libertad. La sopa de auyama o “soup joumou” es el plato especial de la tradición culinaria haitiana, por la relación de ser la primera república negra en independizarse en la historia y ser la segunda en América.

Según la tradición, los esclavos en la antigua colonia francesa no tenían derecho a tocar la auyama ni acceso a ingredientes como apio, zanahoria, repollo y puerro.

Al romper el yugo de esclavitud y declarar el nacimiento de la República de Haití, los antiguos esclavos comenzaron a preparar la sopa de auyama como símbolo de su libertad, una costumbre que se repite cada primero de enero, cuando la nación celebra su fiesta nacional.

Religión. En cuanto a las religiones, un alto porcentaje de la población haitiana profesa la fe católica, mientras un grupo menor se inclina por la protestante y el vudú.

El vudú es una religión traída de las esencias africanas, combina elementos del cristianismo primitivo, del catolicismo y de religiones tribales. Los cultos vudú veneran un dios principal, el Bon Dieu; a los ancestros o, más en general, a los muertos; a los gemelos y a los espíritus llamados loas. Esta es una religión que se practica de manera reservada en Haití, no como las demás, sino más bien en lugares apartados y se dice que sus devotos rara vez pregonan su inclinación.

“La cultura haitiana es misteriosa por los elementos que se hallan en el vudú, por ejemplo nosotros tenemos una particularidad totalmente distinta a otras naciones que practican esta religión y es el hecho de la celebración del Gede la cual se realiza el primero de noviembre de cada año, donde un espíritu entra en el cuerpo de un hombre o una mujer y éste es incitado hacer revelaciones de la vida de cualquier persona que se encuentre en el evento. La gente piensa que el vudú es sinónimo de maldad, pero no todo en el vudú es malo, todo va depender de las cosas que el creyente o practicante le pida a los loas o espíritus.

Esta religión más que cuestión de fe es práctica, de manera que si yo le pido a los espíritus por la salud de un hermano me lo concede, pero también, si pido para hacerle daño a una persona, de igual manera se hace efectiva dicha petición. Esto no es tan sencillo como la gente creé, porque así como las personas le piden al loa, este a la vez tiene la potestad de cobrar su favor”, expresó la diplomática haitiana Vichy De La Fayette Thibeaud, representante de la embajada haitiana en República Dominicana.

Música Haitiana.

En la música los haitianos tienen lo suyo, aunque esta se desprende de la influencia de los lazos europeos coloniales y la migración africana por la esclavitud. En el caso de la colonización, la influencia musical ha venido principalmente de Francia, sin embargo la música haitiana tiene una significativa influencia española, así como también de República Dominicana y Cuba, cuya música en español ha contribuido a crear otros géneros musicales en Haití.

Música típica de Haití.

El compás (en francés) o kompa (en el criollo haitiano) es una música compleja, proveniente de ritmos africanos y el baile de salón europeo, surtida con la cultura de la burguesía haitiana. Este género tiene cierta relación entre la bachata y el merengue dominicano, pero con ritmos más suaves, el cual se baila de una manera sensual, con movimientos atrevidos en algunos casos.

Gagá o ra-rá. El gagá es un culto socio-religioso popular que tiene mucha semejanza con el vudú, su nombre original es ra-rá, es un ritmo contagioso el cual se originó en Boca Chica debido a los contratos de haitianos en los ingenios azucareros.

El gagá escenifica las rebeliones del cimarronaje, la lucha de los esclavos contra el esclavista francés, es una representación del encuentro de hermandad y solidaridad entre los dos pueblos: haitiano y dominicano.

Arte haitiano máxima representación cultural. En cuanto al arte, la pintura específicamente, los haitianos se caracterizan por la utilización de colores brillantes, el humor inteligente, el cual predomina en sus obras, entre los objetos que plasman en sus cuadros se pueden encontrar frutas deliciosas y paisajes que enmarcan la realidad cotidiana en las ciudades haitianas.

Según los críticos, la pintura haitiana es un reflejo de su propia raíz cultural. En esencia, pasión, devoción, fe, esperanza, alegría y tristeza. Pocos lo saben, pero es real. El arte haitiano, sobre todo en lo relativo a la pintura y la escultura, es uno de los más valorados a nivel mundial. Goza de cierto éxito comercial y la crítica por lo general le hace buenas apreciaciones.

Patrimonios Culturales.

Los patrimonios más famosos e importantes de Haití son el palacio de Sans Souci y la Ciudadela, los cuales fueron inscritos como lugares de Patrimonio de la Humanidad en 1982, ubicados al norte del Macizo de Hotte, en uno de los parques nacionales de Haití, la estructura data de comienzos del XIX. Fue una de las primeras en ser construidas tras la independencia de Francia.

¿Qué tanto conoce el haitiano residente en República Dominicana sobre su cultura?

Al abordar algunos estudiantes haitianos en la Universidad Autónoma Santo Domingo (UASD) sobre lo que conocen de su cultura fue notorio lo reservados que son a la hora de hablar de su país.

Ante la pregunta ¿Cuánto sabes sobre la cultura haitiana? Muchos de ellos de manera enfática respondían lo siguiente: “la comida es muy rica en mi país, pero hay algo que nos identifica y nos hace diferentes y es nuestra gente, las personas son muy amables allá, aunque sé que pensaras todo lo contrario por las tantas cosas que se dicen de los haitianos de este lado”. “Cuando visitas Haití quieres quedarte por las atenciones y la hospitalidad que se le brinda al extranjero en mi país”.

Fuente: Hoy