SUTHERLAND SPRINGS, TEXAS, 5 DE NOVIEMBRE.- Al menos 27 personas han muerto hoy y otras 24 han resultado heridas durante un tiroteo en una iglesia de Texas, protagonizado por una persona que también ha fallecido en el ataque, según ha desvelado el comisionado del condado Wilson Albert Gamez a la cadena de televisión local.

El incidente ha ocurrido en una iglesia baptista en Sutherland Springs, a 45 kilómetros al sureste de San Antonio (Texas), en donde las autoridades han desplegado un fuerte dispositivo policial, que incluye la presencia de agentes del FBI. La policía ha dejado claro a Fox News que ya no hay una “amenaza activa” en el templo, que a la hora del suceso se celebraba una misa. Los testigos hablan de un ataque indiscriminado en el que al menos se escucharon 20 disparos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha escrito un mensaje en su cuenta de Twitter condenando el ataque. “Nuestras plegarias están con todos los que fueron perjudicados por este acto malvado. Nuestro agradecimiento a las autoridades por su respuesta”, manifestó el gobernador.

La alcaldesa de Floresville, Texas, Cecelia Gonzalez-Dippel fue informada del incidente por el sheriff de la localidad. También el FBI se encuentra en el lugar. El Centro Médico Connally Memorial en Floresville está atendiendo a pacientes del tiroteo en una iglesia de Sutherland Springs, de acuerdo con la portavoz del hospital, Megan Posey.

Identifican al asesino de Texas como Devin Kelley, ex militar expulsado de la Fuerza Aérea

Devin P. Kelley, quien fue juzgado en la corte marcial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, fue identificado como el pistolero que ingresó a la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, Texas, el domingo por la mañana y asesinó a por lo menos 27 personas, hiriendo a muchas más.
El tirador fue descrito como un “hombre blanco de unos 20 años de fuera de San Antonio” por Mike Levine, un periodista de ABC News, quien informó que la policía había descubierto una foto de un arma en la página de Facebook de Kelley. “Las autoridades ahora están revisando sus redes sociales; en Facebook en los últimos días, mostró un arma de estilo AR-15 “.

Después de abrir fuego dentro de la iglesia, según los informes, el pistolero se fue en un vehículo. Murió después de una breve persecución policial, pero no está claro si fue por su propia mano o si recibió disparos de la policía.