SANTO DOMINGO, 2 de noviembre.- Le dicen “La soga” y está acusado de varios crímenes por encargo. Tras seis años de persecución, el ex policía y uno de los fugitivos más buscados de República Dominicana fue finalmente atrapado.

Las historias sobre la crueldad de Fernando de los Santos para ejecutar o inhabilitar con disparos en las rodillas a supuestos delincuentes eran populares durante de la década pasada, hasta que en 2011 la fiscalía lo vinculó de forma directa con la presunta ejecución por encargo de dos personas. Entonces desertó de la policía y se convirtió en un fantasma.

El ex oficial fue detenido la víspera y se espera que un tribunal de Santiago, 150 kilómetros al norte de la capital, formalice su arresto la tarde del jueves.

Carlos Cabrera, uno de los abogados de De los Santos, dijo a periodistas que hasta el mediodía del jueves la fiscalía no había presentado el expediente por lo que desconocía con exactitud los cargos contra su cliente.

El ex oficial formó parte de la policía durante 19 años y desertó de la institución en julio de 2011 luego de que la fiscalía de Santiago lo vinculó con el secuestro, tortura y asesinato de dos hombres cuyos cuerpos apuñalados y atados de manos y pies fueron hallados en una presa. Desde entonces se desconocía su paradero y pesaba sobre él una orden de captura internacional.

La fiscalía aseguró en el expediente original que el doble homicidio había sido “un caso de sicariato” y que De los Santos había recibido de forma presunta un pago de unos 250.000 pesos (unos 6.250 dólares) para ejecutarlo.

Fernando de los Santos, alias La Soga

Yeni Reynoso, la fiscal que investigó el caso, aseguró a la prensa en aquel momento que además del doble homicidio De los Santos era investigado por sus presuntos vínculos con el crimen organizado y por una serie de ejecuciones extrajudiciales de supuestos delincuentes.

De acuerdo con la investigación, De los Santos encabezaba un grupo de policías que perseguía y ejecutaba a supuestos delincuentes, muchas veces como parte de disputas entre bandas. Varios de los miembros de su grupo policial han sido asesinados.

“Lo único que hizo (el ex oficial) fue limpiar las calles de Santiago”, aseguró el jueves su abogado. “Fíjense cómo ha subido la delincuencia” en los últimos años, insistió.

Cabrera consideró que las acusaciones contra su cliente provienen de “la voz de la delincuencia”, que se vio afectada cuando De los Santos estaba al frente de la división contra robos de la policía en Santiago.

El año que De los Santos se dio a la fuga Amnistía Internacional consideró “alarmante” el número de personas que habían muerto a manos de la policía en supuestos intercambios de disparos. Según el organismo internacional, el 15% de los homicidios registrados entre 2005 y 2010 correspondía a personas abatidas por policías.

Las presuntas ejecuciones extrajudiciales también han sido reportadas con frecuencia por el informe de derechos humanos del Departamento de Estado estadounidense.AP