PUERTO PRINCIPE, HAITI, 17 de octubre.- 1Una manifestación de miles de opositores que denuncian el presupuesto aprobado por el gobierno haitiano fue bloqueada y dispersada con fuerza por la policía este martes en Puerto Príncipe, ocasionando algunos incidentes menores.

Los detractores del presidente Jovenel Moise han multiplicado las protestas desde hace más de un mes contra el presupuesto elaborado por el Ejecutivo, que denuncian como desfavorable a los más pobres, y para exigir su salida del poder.

El cortejo salió de zonas populares y debía cruzar el barrio más acomodado, antes de desembocar en el centro de la ciudad.

Pero a medio camino, un importante dispositivo policial impidió la continuación de la marcha, lo que desató un enfrentamiento entre los manifestantes, que lanzaron piedras, y los uniformados, que respondieron con bombas lacrimógenas y cañones de agua.

“Véanlo ustedes mismos: aunque los manifestantes huyen, la policía los sigue persiguiendo”, denunció el senador opositor Antonio Chéramy.

“Lo que les puedo decir es que cuanto más violentos sean, más el pueblo se movilizará. Esta estrategia no es para nada buena”, consideró el parlamentario.

Tras la intervención policial resonaron detonaciones de armas de fuego y un grupo de manifestantes intentó, sin éxito, incendiar una estación de gasolina, constató un periodista de AFP.

La policía logró dispersar la manifestación, pero la rabia pareció haberse redoblado contra el mandatario, quien llegó al poder en febrero de este año.

“En lugar de responder a algunas reivindicaciones del pueblo, Jovenel en cambio da la orden de aplastar una manifestación”, reclamó Pierre Richard, con los ojos aún rojos por los gases lacrimógenos, resaltando que quienes manifestaban eran personas “con hambre, con sed y que no tienen donde dormir”.

Algunos líderes sindicales, que habían llamado a la movilización, lamentaron los incidentes causados por algunos manifestantes, pero acusan a la policía de estar politizada.

Convocada en el aniversario del asesinato en 1806 del héroe independentista Jean-Jacques Dessalines, la manifestación enarbolaba la salida de la esclavitud socioeconómica en el país más pobre del Caribe. Algunos de los miles de manifestantes vestían, simbólicamente, camisetas estampadas con manos rompiendo cadenas.

La deficiente economía haitiana hace que el país disponga de un presupuesto de apenas 2.200 millones de dólares este año, una cantidad insuficiente para hacer frente a las numerosas emergencias para asegurar su desarrollo socio-económico.