MIAMI, FLORIDA, 27 de mayo.- El último domingo del mes de mayo es dedicado para celebrar a las madres de la República Dominicana. El Día de las Madres es festado entre los dominicanos dentro y fuera del país.

Culturalmente hablando, en la sociedad dominicana la madre es la base y sostenimiento de la familia, quien de acuerdo a las tradiciones pasadas de generación en generación, conserva ese centro de amor, guía, y protección en el hogar para sus hijos y muchas veces extendido a los nietos, mereciendo el respeto y reconocimiento de todos por su abnegación.

Resultado de imagen para las madres

Breve historia de la celebración en RD

De acuerdo a recuentos de historia  la celebración a la madres en la República Dominicana se inició después de la primera desocupación de los Estados Unidos el siglo pasado, durante el gobierno del General Horacio Vásquez, en 1926.

En ese entonces, la primera dama Doña Trina de Moya y Ercilia Pepín, educadora de Santiago, segunda ciudad del país, fueron la primeras en promover la festividad.

En esta fecha se constituyó en Santiago de los Caballeros el primer Comité Pro-Día de las Madres y se estableció como símbolos el clavel rojo para la madre viva y una azucena o nardo para la madre fallecida; todos propusieron vestir de rojo o blanco según el caso.

Aquel día quedó establecido por ley que el Día de las Madres debía celebrarse el último domingo del mes de mayo, como todavía sucede.

La primera celebración oficial fue el 30 de mayo de 1926 y para ello se organizaron actos públicos y escolares, veladas, visitas colectivas al cementerio y se emitieron publicaciones en las que se explicaba las razones del homenaje.

Desde entonces y hasta la fecha las cosas han cambiado, en esa época era costumbre regalar rosas, besos, abrazos y mucho cariño. Hoy la fecha es más comercial y aprovechada para el consumo de grandes sumas de dinero en regalos.

Aunque lo forma de festejo no es igual, la fecha es propicia para reunir a las familias y honrar a las madres.

 Himno a las madres dominicanas – AUTORA: Trina de Moya

Resultado de imagen para TRINA DE MOYA

María de los Ángeles Trinidad De Moya Pérez (Trina de Moya) nació en La Vega el 13 de enero de 1863 y murió en Puerto Rico el 13 de marzo de 1941 a los 78 años de edad. Poetiza, sobresalió por su humildad y sencillez en su calidad de Primera Dama, esposa del Presidente Horacio Vásquez, quien gobernó el país desde el año 1924 al 1930.

EL HIMNO:

Venid los moradores del campo y la ciudad,

entonemos un himno de intenso amor filial.
Cantemos a las madres su ternura y el afán
y su noble atributo de abnegación sin par.

Celebremos todos la fiesta más bella
la que más conmueve nuestro corazón
fiesta meritoria que honramos con ella
a todas las madres de la creación.

Quien como una madre
con su dulce canto
nos disipa el miedo
nos calma el dolor
con solo brindarnos
su regazo santo,
con solo cantarnos
baladas de amor.

De ella aprende el niño
la sonrisa tierna, el joven
la noble benéfica acción,
recuerda el anciano
la oración materna y en su
alma florece la resignación!

Venid los moradores del campo y la ciudad,
entonemos un himno de intenso amor filial.
Cantemos a las madres la ternura y el afán
y su noble atributo de abnegación sin par.

Cubramos con flores la tumba sencilla
de madres que moran en la eternidad,
y honrémos con flores la frente que brilla,
que aun brilla y esplende la maternidad.

Para ello escojamos frescas azucenas
-simbólicas flores de aroma ideal-,
blancas como el alma de las madres buenas
y con algo místico y sentimental.

Albas estrellitas, nítidas hermanas
de las que circundan la divina sien
a la que es modelo de madres cristianas,
madre del Dios-Hombre nacido en belén.

Venid los moradores del campo y la ciudad,
entonemos un himno de intenso amor filial.
Cantemos a las madres la ternura y el afán
y su noble atributo de abnegación sin par.