Eduardo Estrella

SANTO DOMINGO, 2 de noviembre.- El Presidente del Partido Dominicanos por el Cambio (DXC), Eduardo Estrella, afirmó que el clima de inseguridad que vive el país es tan grande, que hasta la paz de los ciudadanos le ha sido robada, por lo que calificó de alarmante los niveles de criminalidad y feminicidios que azotan a República Dominicana.

Señaló que el asesinato del cabo de la policía Paúl Encarnación Mejía con su niño en los brazos, el cual no había aceptado sobornos, envía un mensaje negativo no solo a la sociedad, sino a la propia institución y sus agentes a la hora de combatir el crimen, de que el que actúa bien no tiene protección ni garantía.

Demandó de las autoridades implementar medidas efectivas que vengan de una vez y por todas a frenar esta ola tan sangrienta, y atribuyó la situación en gran parte a la falta de un régimen de consecuencias frente a la corrupción y la impunidad.

“Se le ha robado la paz al país, aquí nadie está seguro, este clima de inseguridad es lo que está provocando el alejamiento de la inversión extranjera, la gente teme salir de sus casas, los comerciantes, empresarios y demás sectores de la vida nacional, es un solo clamor donde quiera que visitamos”, aseguró Estrella.

Dijo que resulta ilógico que un país donde la falta de seguridad se ha convertido en un clamor nacional, funcionarios de tercera y cuarta categoría tengan escoltas y motores flanqueadores, lo que constituye una burla.

“A esos funcionarios que anden solos, ustedes mismos como gobierno todos los días andan vociferando que vivimos en un país seguro, que es percepción, prediquen con el ejemplo, anden solos, eso es una burla al país ’’, manifestó Estrella.

Precisó que el país luce sin control, sin autoridad para hacerle frente a los principales problemas, y citó el caso de la frontera, donde además de la pobreza extrema, no hay planes concretos para frenar lo que entra y sale por la misma, lo que ha provocado que los proyectos de viviendas que hizo el Estado en los años 90, hoy estén ocupados por ilegales haitianos.