WASHINGTON, 1 de octubre, 2018.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró este lunes el nacimiento del AEUMC, un “nuevo acuerdo comercial maravilloso” entre Estados Unidos, México y Canadá para reemplazar al TLCAN que tanto criticó y amenazó con abandonar.

El flamante Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (AEUMC) fue alcanzado in extremis el domingo por la noche, tras más de un año de negociaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994 y que Trump consideraba nefasto para su país.

Resultado de imagen para Trump celebra el AEUMC, el nuevo pacto comercial de EEUU, México y Canadá

“A última hora de la noche, nuestra fecha límite, llegamos a un nuevo y maravilloso acuerdo comercial con Canadá, que se sumará al acuerdo ya alcanzado con México”, tuiteó Trump, considerándolo “histórico”.

“Es un gran acuerdo para los tres países. Resuelve las muchas deficiencias y errores del TLCAN”, dijo Trump, quien logró cumplir su promesa de campaña de renegociar el TLCAN.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, también celebró el AEUMC.

“La modernización del acuerdo comercial entre México, Canadá y Estados Unidos concluye 13 meses de negociaciones y logra lo que nos propusimos al inicio: un acuerdo ganar-ganar-ganar”, dijo en Twitter.

México busca que el nuevo acuerdo comercial sea firmado a finales de noviembre al margen de la cumbre del G20 de Buenos Aires, donde coincidirán los tres mandatarios, dijo este lunes el ministro mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.

El texto del AEUMC llegó al Senado mexicano la noche del domingo para su discusión y eventual aprobación.

– Presión política –

El nuevo pacto abarca una región de 500 millones de habitantes.

“Es un buen día para Canadá”, afirmó el domingo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

La presión política era grande para tener un nuevo pacto comercial trilateral antes de la medianoche del 30 de septiembre, de manera que Peña Nieto pudiera firmarlo antes de entregar el poder a Andrés Manuel López Obrador el 1 de diciembre.

El tiempo apremiaba porque, según la ley estadounidense, la Casa Blanca debe presentar el texto al Congreso 60 días antes de su firma.

Trump quería mostrar su política proteccionista de “Estados Unidos primero” como victoriosa antes de las legislativas de noviembre, donde el gobernante partido Republicano teme perder el control del Congreso.

Trudeau, que corría el riesgo de quedar fuera del entendimiento entre Estados Unidos y México, tampoco quería aparecer débil antes de las elecciones generales canadienses del próximo año.

Jesús Seade, representante de López Obrador en la renegociación del tratado, no objetó el lunes que el acuerdo sea firmado por Peña Nieto.

– Mercados contentos –

El AEUMC logrado en el último minuto fue bien recibido por los mercados. Wall Street registró el lunes un marcado aumento, en tanto el dólar canadiense subió a un máximo en cinco años en los mercados asiáticos cuando recién se anunció la noticia.

El nuevo acuerdo “generará mercados más libres, un comercio más justo y un crecimiento económico robusto en nuestra región”, señalaron el representante comercial de Estados Unidos (USTR en inglés), Robert Lighthizer, y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, en un comunicado conjunto el domingo, tras seis semanas de intensas conversaciones bilaterales.

“La incorporación de Canadá era fundamental, porque creemos firmemente en Norteamérica como una región, (…) pero sobre todo por la competitividad que implica para la región el tener las mismas reglas”, dijo en Madrid el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Canadá acordó abrir su mercado lácteo a los productores estadounidenses y, a cambio, Washington no modificó las disposiciones sobre solución de controversias.

Los productores lácteos canadienses reaccionaron furiosamente, diciendo que el acuerdo tendría un “impacto dramático” en su sector y acusaron a Trudeau de incumplir su palabra de queno firmaría un mal trato para los canadienses.

– Trabajadores más protegidos –

El AEUMC incluye más protecciones para los trabajadores, reglas medioambientales más estrictas y actualizaciones de la relación comercial para tener en cuenta el comercio electrónico, así como protecciones “innovadoras” a la propiedad intelectual.

La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), con sede en Washington y que representa a millones de empleados sindicalizados, dijo que era demasiado pronto para pronunciarse sobre el impacto del nuevo pacto.

La industria automotriz, que el TLCAN revolucionó, es uno de los sectores más importantes afectados por el nuevo acuerdo. Estados Unidos quería un mayor contenido estadounidense para autos libres de impuestos y el nuevo texto alienta el suministro de componentes norteamericanos.

El nuevo acuerdo no cubre los aranceles sobre acero y aluminio que Washington impuso a Canadá, México y otros aliados, que según funcionarios se están manejando por separado.

El AEUMC permanecerá vigente durante 16 años, pero se revisará cada seis años.AFP