Miami, Florida, 1 de agosto.- Los Gobiernos federal y estatal acordaron hoy una inversión de 50 millones de dólares para “reparaciones críticas” del dique que rodea el lago Okeechobee en Florida (EE.UU.), cuyo mal estado ha obligado a realizar descargas contaminadas a ríos y estuarios para evitar su desbordamiento.

El dinero se suma a otros 50 millones de dólares que ya habían sido aprobados este año por el Gobierno estatal para reparaciones del dique Herbert Hoover, informó hoy la Gobernación de Florida.

Resultado de imagen para Lago Okeechobee

Para evitar inundaciones del Okeechobee, en el sur de Florida, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que comenzó a construir el dique en los años treinta, ha tenido que realizar descargas controladas de agua durante las últimas temporadas de lluvia.

La idea de las obras es reducir “la necesidad de liberar agua dañina, al permitir que se almacene más agua en el Lago Okeechobee”.

El agua del Okeechobee contribuye a la floración del alga azul-verdosa o cianobacteria debido a su alto contenido de nutrientes, producto de los cultivos situados al norte del lago.

El flujo de aguas contaminadas del lago, que corre hacia el este por el río y estuario de St. Lucie y hacia el oeste por el Caloosahatchee, inunda estas vías fluviales de la putrefacta alga.

Por su parte el Departamento para la Protección del Medioambiente (DEP) proporcionará 700.000 dólares al condado de Lee, en la costa oeste de Florida, para combatir las algas y eliminarla de varios afluentes y canales a lo largo del río Caloosahatchee.

“Me alegra que el Gobierno federal finalmente haya proporcionado fondos para arreglar el dique, sin embargo, se debe hacer más”, expresó el gobernador Rick Scott.

El dique Herbert Hoover, de unos 230 kilómetros, rodea actualmente casi la totalidad del lago Okeechobee, el principal acuífero de Florida, con cerca de 1.890 kilómetros cuadradas.

La construcción de barreras de contención en el lago Okeechobee se inició a finales de los años veinte cuando las lluvias que trajeron dos huracanes dejaron miles de muertos debido a las inundaciones. EFE