SINGAPUR, 2 de junio.- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, aumentó el sábado las posibilidades de medidas adicionales contra China en caso de que continúe la “militarización” en el Mar de China Meridional. Subrayó que Beijing intimida y coacciona a la región al colocar sistemas armamentistas en islas artificiales.

El presidente Donald Trump, respaldando las declaraciones de su jefe del Pentágono en un foro de seguridad internacional en Singapur, escribió en Twitter: “Muy sorprendido de que China continúe haciendo esto”.

Mattis indicó que la reciente decisión del gobierno de Trump de retirar la invitación a China para un ejercicio naval multinacional fue una “respuesta inicial” a las actividades de Beijing en las islas artificiales. El funcionario señaló que la medida estadounidense es “una consecuencia relativamente pequeña. Creo que hay consecuencias mucho mayores en el futuro”.

La dependencia de China en su poderío militar para alcanzar sus objetivos “no es la manera para concretar colaboraciones a largo plazo en una región tan importante para el futuro de China”, respondió Mattis cuando se le solicitó que diera más detalles.

“Hay consecuencias que seguirán cayendo sobre China si no encuentran una manera de trabajar en mayor colaboración con todas las naciones involucradas”, destacó.

La advertencia ocurre en un momento delicado en las relaciones entre Estados Unidos y China, luego que el gobierno de Trump solicitara la ayuda de China con Corea del Norte a días del encuentro entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un del 12 de junio, mientras también amenaza con una guerra comercial.

Trump renovó sus amenazas de incrementar los aranceles a productos chinos apenas días antes de que su secretario de Comercio llegara a Beijing el sábado para negociar en materia comercial.AP