SANTO DOMINGO.- Hoy se conmemora el 526 aniversario de la llegada del navegante Cristobal Colón a las tierras de la hoy República Dominicana, ocurrido el 5 de diciembre de 1492.

Cristóbal Colón auspiciado por la Corona de España de  Fernando de Aragón e Isabel la Católica junto a un grupo de marinos y exploradores españoles llegaron a la isla Hispaniola como la bautizaron y luego cambiaron a Isla de Santo Domingo, en los días finales de su primer viaje a “las indias”.

Resultado de imagen para cueva de las maravillas

A su llegada Colón y sus acompañantes encontraron la isla habitada por una gran población de aborígenes Taínos, quienes tenín un sistema de gobierno dividido en 5 regiones que llamaban “Cacicazgos”, en el que cada uno era gobernado por un Cacique o jefe.

En su primer viaje, Colón estableció un asentamiento en la costa norte, que llamó el fuerte de la navidad (por haber sido el 25 de diciembre). Para establecer este fuerte usó los restos de la carabela Santa María, que había zozobrado.

En su segundo viaje a la Hispaniola, en 1493, Colón encontró que dicho fuerte había sido arrasado e eliminado sus habitantes, por lo que estableció un segundo asentamiento, más hacia el este de la isla que lo llamó la Isabela.

Resultado de imagen para zona colonial de santo domingo

Después de varios intentos de establecer colonias en la costa norte de la Hispaniola, se estableció la primera permanente en el Nuevo Mundo: Santo Domingo, ubicado en la costa sur, llevando toda la isla el mismo nombre, informa Educando.

Las relaciones entre los nativos y los españoles se deterioraron por los maltratos a que eran sometidos los primeros. Los indios se revelaran aunque fueron sometidos definitivamente en 1495.

En Santo Domingo los españoles introdujeron el sistema de repartimiento o encomiendas, mediante este método los colonizadores recibían tierra y el derecho a usar los indios para trabajarla.

Imagen de la Zona Colonial de Santo Domingo. TURISMO REP. DOM.

La colonia fue gobernada por Colón hasta 1499, trató de frenar los abusos, prohibiendo las expediciones contra ellos y regulando los impuestos informales que les imponían los colonizadores. Esta situación provocó que los colonizadores se opusieran al navegante.

Por las demandas de los españoles, Colón ideó el sistema de repartimiento de tierra e indios. Sin embargo, este método no mejoró la situación de los indios, y la Corona española lo cambió instituyendo el sistema de encomienda en 1503.

Ya antes del año 1500, los terratenientes demostraron su poder conspirando exitosamente contra Colón. Su sucesor, Francisco de Bobadilla, fue nombrado juez principal y comisionado real por la corona española en 1499, dice Educando en su portal.

Resultado de imagen para zona colonial de santo domingo

Bobadilla apresó a Colón, enviándolo a España, pero pronto la Reina Isabel ordenó su liberación. En 1503 Bobadilla fue sustituido por Nicolás de Ovando, quien siendo gobernador y juez supremo sustituyó el sistema de repartimiento de indios por el de encomienda.

Mediante este sistema, los indios tenían que trabajar ciertos días para los encomenderos, los que tenían que cuidarlos e instruirlos en el Cristianismo.

A la población taína de Santo Domingo sufrió mucho durante la era del gobierno colonial por los trabajos forzados y las epidemias que trajeron a la isla y los diezmaron. El tamaño exacto de la población aborígen de la isla en 1492 nunca ha sido determinada, pero observadores de la época dieron estimados que variaban desde varios miles hasta varios millones.

El Padre Bartolomé de Las Casas estimaba 3 millones, “lo que ciertamente es una exageración”. En todo caso, hubo cientos de miles de aborígenes en la isla.

En la isla de La Española tuvo lugar la edificación de la primera ciudad y asentamiento del Nuevo Mundo donde los españoles formaron una colonia. Vestigios estan La Isabela en Puerto Plata y la hermosa y bien conservada zona colonial de Santo Domingo como vestigio de la época.

En Santo Domingo existe la primera calle construída, la primera catedral, el primer palacio, la primera universidad, el primer hospital, el primer convento, la primera fortaleza como testigo de las primicias coloniales del continente americano.

Cabe destacar que se conservan yacimientos y vestigios de los Taínos en diferentes regiones como en La Caleta, Cuevas Las Maravillas, Las Caritas de la zona Lago Enrriquillo en el suroeste y otros.

Desde estas hoy tierras dominicanas, partieron las mayores expedicciones y descubrimientos hacia México, Suramérica, el Caribe, Florida y otros destinos en el Hemisferio Occidental, por eso se le llama a la ciudad de Santo Domingo “La Primada de América”.

La división de La Española

La isla La Española estuvo como colonia bajo la corona de España desde 1492 hasta que en 1697 (205 años) cuando se produce el tratado Ryswick con Francia, cual tuvo 3 partes particulares, una de las cuáles afectó sevéramente a la isla de Santo Domingo, llamada también La Española por su alegado parecido con España.

“Tras la firma de la Paz de Ryswick, los franceses devuelven a España todas sus conquistas en Catalunya.

Tras la firma de la Paz de Ryswick (20/9/1697), y de acuerdo con lo pactado, los franceses devuelven a España, aparentemente sin contrapartidas, todas las conquistas realizadas en Catalunya (incluido Barcelona). Las tropas del duque de Vendome, en la fecha, evacúan Barcelona”.

A partir de ese tratado, una porción de la parte occidental fue cedida a Francia, como “trofeo de guerra” y éstos establecen su colonia francesa, traen esclavos africanos de diferentes tribus y se convierten en una de las más importantes en el mundo por su alta producción y riqueza.

La revolución francesa de 1789 repercute en todas sus colonias y en la que llamaron “Saint Domingue” en su lado de la isla. Comienza la rebeldía de los esclavos que se acrecienta en 1794 ante una debilitado gobierno colonial de Francia que sucumbe en 1804 con la declaración de independencia nombrando al nuevo país Haití, el cual heredó todas las riquezas, armas, fortunas y economia de Francia.

Exhortamos a los lectores a investigar de todas las fuentes esta historia de los antepasados dominicanos para preservar la cultura y el conocimiento de las presentes generaciones.