Hoy, 20 de enero se cumple el primer aniversario de asumir la presidencia de los Estados Unidos Donald J. Trump. Un año de muchos cambios, realizaciones y controversias con éxitos en la economía.

Gobierno sin fondos autorizados

Este viernes 19 de enero del 2018, 100 personas representando a una población de 326 millones de ciudadanos en los Estados Unidos tuvieron la ultima decisión para decidir si el gobierno de esta nación, una de las mas importantes del mundo, continuaba operando administrativamente.

La división ideológica y de intereses políticos en la dirigencia de los dos partidos mayoritarios demócratas y republicanos no logro que 60 de los Senadores aprobaran mantener los fondos al gobierno para cumplir con salarios a empleados federales, los militares que están en diferentes bases alrededor del mundo, seguridad nacional, inteligencia, servicios de salud y otros importantes para el pueblo norteamericano.

En un año con elecciones de medio termino, donde cientos de posiciones electivas para legisladores y gobernadores, entre otras, están en juego, muchos de estos legisladores confrontarán su electorado de una manera u otra, sus votos de anoche ha sido supeditado en parte a esa expectativa.

 

Una solución deberá surgir urgentemente para evitar graves consecuencias al país.

DACA y el SHUTDOWN

El desacuerdo sobre la forma en que se van a proteger los actuales recipientes del Programa de Acción Diferida para los menores indocumentados (Deferred Action for Childhood Arrivals), conocido como DACA, una orden ejecutiva, no una ley, no fue extendida por el Presidente Trump a principios de Septiembre del 2017, quien le pidió al Congreso trabajar una legislación para lograr una reforma global al sistema migratorio de los Estados Unidos que incluyera a los recipientes de este programa.

Una mayoría de los norteamericanos favorece proteger el status de los beneficiarios de DACA porque no tuvieron la culpa, sino sus padres, de encontrarse en esta situación de ilegalidad en los Estados Unidos. Una mayoría de legisladores lo favorecen también.

EL desacuerdo legislativo se ha “empantanado” en dos posiciones: Los demócratas aspiran a darle ciudadanía de los Estados Unidos inmediata a los beneficiarios de DACA, mientras que los republicanos favorecen otorgarles una residencia legal y que luego de cumplir el tiempo regulatorio de la ley migratoria vigente y los meritos necesarios hagan el proceso de ciudadanía igual que los demás inmigrantes que entraron legalmente a los Estados Unidos. Adicionalmente, piden más recursos para proteger los bordes fronterizos en el sur de los Estados Unidos.

Hasta cierto punto, no ponerse de acuerdo con el tema de DACA ha sido uno de los factores para el “shutdown” al gobierno federal de Estados Unidos, tristemente.

Si no se llega a un acuerdo sobre DACA a nivel legislativo, el Presidente Trump tiene la potestad de emitir una nueva Orden Ejecutiva para proteger temporalmente de una deportación a los beneficiarios del programa antes del 5 de marzo del 2018, cuando vence el plazo convenido. Esperemos así lo haga, si es necesario.