Estados Unidos acaba de celebrar una de las más participativas elecciones de medio término con casi 114 millones de votantes que se quisieron expresar en las urnas sobre el país que quieren, superando grandemente las del 2014 y 2010.

Los primeros resultados de las elecciones de 2018 en los Estados Unidos le envían un claro mensaje a los políticos: “Queremos balance de poder y vías para que trabajen unidos por el país”.

Ideológicamente y tras una de las elecciones mas encarnizadas e insultantes campañas electorales de los últimos tiempos protagonizada tantos por demócratas como por republicanos defendiendo sus posiciones, el mensaje ha sido claro: “Estados Unidos es un país moderado y las posiciones extremas serán rechazadas”. 

Los demócratas y republicanos deberán analizar estos resultados y reflexionar si sus cambios y posiciones ideológicas están calando en el electorado como aspiran, en un momento en que sigue incrementándose el batallón de independientes que no se sienten representados por ellos.

Una vez más se puede decir que el pueblo de los Estados Unidos es amante de su libertad y especialmente de su DEMOCRACIA, que para ellos el balance de poder es lo más sano e importante, tal como lo idearon los padres fundadores que bien cimentaron a este gran país!