José Carvajal, junto a una imágen del gran dominicano en las letras latinoamericanas Pedro Henríquez Ureña

MIAMI, FLORIDA, 4 de abril.-  Para la diáspora dominicana, José Carvajal es persona conocida a través de decenas de años ejerciendo el periodismo en los Estados Unidos.

Primero como corresponsal de diarios nacionales dominicanos, y luego para medios norteamericanos y multinacionales como Reuters, Telemundo y Uní visión, entre otros, en donde ejerció como redactor, editor y sub editor de algunos de esos medios internacionales, así como también como parte del equipo de producción de varios programas de TV en los Estados Unidos.

Al mismo tiempo, Carvajal dedicaba tiempo para activismo comunitario, educativo, principalmente en Nueva York y otras ciudades del noreste de los Estados Unidos.

Resultado de imagen para escritor jose carvajal

Algunas de sus publicaciones en esa época fueronPor nada del mundo: novela. New York: Editorial Mambrú, 1991, 1992.De barrio y de ciudad. Rhode Island: Editorial Mambrú, 1990. Un posible sarcasmo del oficio. New York: Ediciones Alcance, 1984.

Luego se traslada al Florida, para además de seguir laborando en cadenas de medios internacionales, comienza a intensificar sus labores literarias de todo tipo, formando el primer medio de difusión literaria dominicana en el exterior masivo en 1998, la Agencia Internacional de Noticias Literarias –LIBRUSA-, un boletín de noticias literarias, en donde se promovieron una diversidad de libros de autores establecidos y principiantes, dando una apertura al intercambio cultural a varios niveles.

Desde entonces continua su ciclo de trabajo en la literatura con varias obras publicadas, en los géneros de poesía, cuento y novela. Sus últimos libros son “Cuentos fantásticos de Juan Bosch”, una antología de relatos del autor dominicano; y “A quien pueda interesar: Reflexiones sobre Washington Heights y otros temas”.

Sus artículos y críticas literarias han sido importantes, aunque por la forma directa en que comunica sus valoraciones  ha sido blanco de muchos críticas también.

Image may contain: 3 people, text and indoor

VUELTA A RD: “A Santo Domingo a pie”

Un día cualquier del 2015, José Carvajal deja todo atrás y decide darse un “sabático” año en su natal República Dominicana, tierra desde donde emigró en los ’80 siendo un apenas un mozo.

Una vez comentó que al llegar a su patria se sentía “extranjero en su propia tierra” porque las formas y los estilos de vida allí, aunque se hablara el mismo idioma, eran muy distinto para que él habia vivido decenas de años en los Estados Unidos. Se dedicó a recorrer el país, se volvió “buzo” de librerías callejeras y en establecimientos de libreros, se perdió en diferentes bibliotecas dominicanas hasta que se encontró con la del Colegio Don Bosco, a su juicio, una de las mejores preservadoras de libros antiguos en la República Dominicana.

De sus trabajos en “Quisqueya la bella” como solemos llamar a nuestro país los dominicanos, Carvajal mediantes sus reportajes y comentarios en la red digital “Facebook” nos compartía sus descubrientos, encuentros y conversaciones con autores, lecturas de obras y sus valoraciones, así como lo “bueno y lo malo” de lo que  encontraba, sus intercambios de opiniones y enojos con otros, etc durante su recorrido por la nación.

Imagen relacionada

José Carvajal encontró un país hermoso geográficamente como comentaba, pero inmerso en un resultado pobre en términos educativos y con desventaja para la literatura de la isla, que de por si, se movía de forma principalmente isleña y no trascendía masivamente al mundo. De hecho, librerías famosas han cerrado y ese es el panorama.

Algunos opinan que la literatura ha sido la cenicienta en las políticas culturales y de servicio exterior de la República Dominicana en la era moderna, lamentablemente, y eso influye enormemente en el desarrollo de la misma.

En el exterior se conoce poco sobre literatura dominicana, especialmente de los tiempos modernos, excepciones en figuras como Pedro Henríquez Ureña, Juan Bosch, del siglo pasado.

Figuras como Julia Álvarez, Junot Díaz, René Rodríguez Soriano, entre muchos otros, son una muestra del gran talento que tiene la diáspora en los Estados Unidos, pero los escritores en el país no mucho.

No podemos dudar que por ocasiones, a Carvajal debió haber pasado por su mente “tirar la toalla” y abandonar ese proyecto por sentirlo a veces un poco cuesta “cuesta arriba”, pero su voluntad de alcanzar lo que ya era su convicción y lograr su objetivo, debieron ser más fuentes que los inconvenientes encontrados.

Image may contain: 7 people

Así, desde Santo Domingo, la capital dominicana y primada de América surge la Revista “Antillense”, una revista de pensamiento dominicano con pasaporte americano, y  la mejor manera de promover la buena literatura dominicana internacionalmente en estos momentos.  Ahora pueden adquirirse entiendas virtuales de Amazon y la cadena de librerías estadounidenses Barnes and Noble, en los Estados Unidos.

El eslabón editorial

De acuerdo a Carvajal en algunos de sus comentarios en línea, hay muchas publicaciones en el país, y una buena parte de ellas bajo el sacrificio económico de los propios autores, salvo los que tienen facilidades en sus relaciones políticas para ser “ayudados” en ediciones de obras y adquisición de parte de las mismas. Otros autores han salido a llevar sus obras al exterior con el apoyo de instituciones comunitarias mayormente y sacrificando sus finanzas personales, lo cual ha sido muy loable y demuestra el espiritu de llevar hacia el exterior el mundo literario dominicano.

José Carvajal, como “un producto” o ejemplo de lo que representa la diversidad de la diáspora dominicana, sabia perfectamente a lo que se enfrentaba y por eso armó su proyecto de investigación literaria en la República Dominicana con iniciativa propia, contando él mismo económicamente y por supuesto, contando para la colaboración desinteresada de amigos y autores literarios de gran prestigio, pero sobre todo, de los que aman, producen y se dedican a cultivar la literatura en el país, y la han mantenido viva pese a las limitaciones.

Resultado de imagen para escritor y periodista jose carvajal

José Carvajal se había propuesto permanecer en su país un año investigando, pero se extendió a 3 y ha regresado a los Estados Unidos de la mano de una conferencia titulada “”La literatura dominicana de cara al siglo 21″ que ha presentado en los estados de Rhode Island, Massachusetts y Nueva York con la colaboración y apoyo logístico de universidades e instituciones culturales dominicanas.

En el estado de la Florida se iniciaría ese ciclo de conferencias en uno de los salones del Consulado en Miami, pero luego de coordinada, fue rechazada por el Cónsul General vigente ante comentarios de Carvajal de que realizar su exposición en un lugar del estado dominicano no significaba limitarse a hablar de los temas desarrollados su conferencia.

Pero mas allá de todos estos inconvenientes y “vallas que saltar” como si fuera atleta pero en favor de la literatura, José Carvajal esta abriendo y trillando un nuevo camino en beneficio de la literatura dominicana dentro y fuera del país, demostrando que con o sin apoyo oficial,  es un trabajo que sirve de ejemplo para nuestras jóvenes generaciones de escritores y promotores culturales.

Los movimientos culturales nacen, crecen y se reproducen desde las entrañas del pueblo mismo, y esa iniciativa de promover el trabajo literario y cultural dominicano en el exterior es lo que esta haciendo José Carvajal en la actualidad, desde ya nuestro Embajador Literario y plenipotenciario de la diáspora!

 

AUTORA: Yunis Segura-McNally,

(Con autorización a reproducir, respetando la fuente y el contenido)

Miami, Florida, 4 de Abril, 2018.