El valor de la fe esta en ser el motor de la acción. El ser humano no se mueve si no cree en algo que motive su acción. Sin fe, estaríamos como vegetales o como muertos. Ahora bien, se cae en un error cuando se piensa que existe un solo motor, una sola fe motivadora, y los otros motores no sirven.

Todos los humanos nos movemos para satisfacer las mismas necesidades: sobrevivir y ser felices interna y externamente. Para movernos necesitamos un motor, como los medios de transportación, o sea, se requiere una fe. Hay muchas marcas de motores y todos hacen la misma función eficientemente.

¡Cuánto nos hemos peleado durante la historia apelando a que la mejor fe es la occidental-cristiana o la islámica o la judeo-cristiana u otra cualquiera, dejando de lado que la única fe realmente necesaria para motivar la acción es la fe humanista (la fe en si mismo), la cual puede ser practicada por todo el mundo sin tener que cargar sobre las espaldas los predicamentos y obligaciones impuestas por alguna religión!

La fe humanista respeta y valora la fe religiosa como igual motor para la acción. Esta reflexión no trata de imponer una preferencia. Trata de aliviar a aquellos que se sienten obligados por sus circunstancias familiares o culturales a llevar la culpa de no comulgar con el tipo de fe que ellas le imponen y que no encuentran otro motor igualmente poderoso para moverse y lograr llenar las necesidades de sobrevivencia y felicidad. Esta es una reflexión que puede ser muy seria para muchos.

Pensemos en un ejemplo: cuando una madre ve su hijito correr a la calle y en peligro de ser arrollado por un carro, ella no se lanza a aguantarlo obligada primordialmente por su judaísmo, islamismo o cristianismo; se lanza en primer lugar por su humanismo (ella cree en el valor de la vida de su hijo y siente felicidad en ser madre protectora). En este caso, cualquiera que sea el motor para salvar al niño, esta bien. La acción necesita un motor o una fe fuerte, pero esa fe puede ser cualquiera.

____________________________

Dr. Cesar R. Cabral Delgado, Ph.D.
Educador
“La vida es buena, solo hay que saber manejar la mente”.
Autor de los libros “!Dueños!” , una guía para la Felicidad en el Siglo 21 y
la novela “Y durmió con su enemiga” sobre Violencia Domestica.
 Ambos están disponibles en Amazon.com y Kindle.com.
Email: cabral112@Hotmail.com