Presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado

Tegucigalpa, 15 de octubrer.- El Gobierno de Honduras pidió hoy “a los diversos sectores políticos” que no utilicen como “bandera de lucha” a alrededor de un millar de inmigrantes hondureños que el sábado iniciaron una caravana con la idea de llegar a Estados Unidos.

“Solicitamos a los diversos sectores políticos del país, no usar a los hondureños como bandera de lucha para sus propios intereses, ya que de por medio está la seguridad y la vida de decenas de hondureños que tienen un anhelo legítimo de que sus condiciones de vida mejoren”, indicó la Cancillería de Honduras en un comunicado.

Añade que “este es un momento crucial para actuar con responsabilidad y patriotismo”.

La nota oficial señala que el Estado de Honduras reconoce en la migración un derecho humano universal, pero que “desalienta que la misma se haga de manera irregular, porque esto pone en riesgo la seguridad, la integridad y la vida de sus ciudadanos, en particular de las niñas, niños y adolescentes con base a su interés superior”.

La Cancillería también indicó que el Estado de Honduras no promueve ni alienta la migración irregular y siempre “ha condenado enérgicamente” que grupos del crimen organizado que trafican con personas pongan en riesgo la vida de los ciudadanos hondureños.

“Lamentamos que centenares de ciudadanos hondureños estén siendo engañados por personas y organizaciones bajo la falsa promesa de que todos los que integren la denominada ‘Caminata del Migrante’ obtendrán en Tapachula, México, un visado para seguir su ruta hacia el norte y la posibilidad de ampararse a una figura de asilo en Estados Unidos”, se subraya en el comunicado.

Los Gobiernos de Guatemala, México y Estados Unidos han advertido que no permitirán el ingreso irregular de los hondureños que van en la caravana, quienes el domingo habían llegado hasta Ocotepeque, en el departamento del mismo nombre, fronterizo con Guatemala.

Los inmigrantes aducen que quieren llegar a Estados Unidos por la inseguridad y falta de oportunidades de trabajo en Honduras. EFE