Lo que quería ser un “movimiento radical” para una receta de verano – añadir guisantes al guacamole-, causó un inesperado debate en las redes sociales al que acabaron por entrar el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el precandidato presidencial republicano Jeb Bush.

Fue un simple mensaje de Twitter del diario New York Times el que encendió la polémica.

“Añada guisantes a su guacamole. Confíe en nosotros”, decía el escueto mensaje, que incluía una foto de la arriesgada receta sugerida por la columnista Melissa Clark.

null
La novedosa receta no gustó a los lectores y desató un debate en internet.

Por mucho que Clark explicaba que los guisantes añaden un sabor dulce intenso, una textura más gruesa o que intensifican el color verde que aporta el aguacate, no convenció ni a sus lectores, ni al presidente de la nación.

“Respeto al New York Times, pero no me trago eso de los guisantes en el guacamole. Cebolla, ajo, chile. Clásico”, tuiteó Obama.

De hecho, más que invitar a los usuarios a acudir a la cocina con la innovadora propuesta, quizá el mayor logro de la receta fue poner de acuerdo al mandatario demócrata con el hermano menor del expresidente republicano, George Bush.