WASHINGTON, 27 de septiembre.- El candidato a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, reiteró su inocencia este jueves y dijo que no retirará su candidatura,  y defenderá en todas las instancias su carácter y reputación que ha sido destruida por acusaciones por acciones de actos que jamás hizo, tras el testimonio de Christine Blasey Ford quien lo acusó de intentar violarla en 1982.

“Mi familia y mi nombre han sido destruidos de una forma total y permanente por estas acusaciones falsas y despiadadas”, dijo el juez conservador en un testimonio lleno de estertores para intentar atajar el llanto mientras reiteraba su inocencia, a veces con la voz entrecortada.

“El proceso de confirmación se ha convertido en una vergüenza nacional”, dijo Kavanaugh en su discurso inicial ante el Comité Judicial del Senado, órgano que debe recomendar o no su candidatura al resto de la Cámara.

Kavanaugh rechazó de nuevo las acusaciones: “Niego categórica e inequívocamente la alegación contra mí de la señora Ford (…). Vengo aquí a limpiar mi nombre”.

Visiblemente enfadado, el juez remarcó que le pueden derrotar “en un voto final”, pero insistió en que no conseguirán que “renuncie” a la nominación para el máximo tribunal estadounidense, ni mucho menos a limpiar su nombre y su carrera como abogado, juez y servidor de la administración pública.

“Mi familia y mi nombre han sido total y permanentemente destruidos”, subrayó Kavanaugh.

Las declaraciones del juez, que llegó al Capitolio cogido de la mano de su esposa, se producen después de la comparecencia de Ford, quien afirmó que está segura al “cien por cien” de que Kavanaugh fue el joven que trató de abusar sexualmente de ella en una fiesta en 1982 cuando ambos eran adolescentes.

“No estoy cuestionando que ella haya sido asaltada sexualmente por alguien, pero yo no fui”, agregó Kavanaugh.

El magistrado incidió en la presunción de inocencia y cuestionó cómo se gestionan acusaciones de abuso sexual en el país, aunque precisó que deben tomarse en serio.

“Si todo americano que tomó cervezas es acusado de abuso sexual y es presumiblemente culpable, estamos en un terreno horrible”, afirmó.

Kavanaugh también comentó que nunca esperaba que el proceso de confirmación se convirtiera en “lo peor” que han vivido él y su familia, y acusó a los demócratas del comité de que por su culpa ya no vaya a poder hacer cosas que le encantaban hacer.

“Me encanta enseñar Derecho y gracias a lo que han hecho algunos en este comité quizá nunca más pueda hacerlo. (…) Adoro entrenar (baloncesto a niños) y gracias a lo que han hecho quizá nunca más pueda hacerlo”, lamentó el juez.

La audiencia en el Senado ante la mirada atenta de todo el país se produce mientras aumenta la presión para que se posponga el voto de confirmación en la Cámara Alta, donde los republicanos cuentan con leve mayoría, ante las nuevas denuncias que han aparecido contra el juez.

– Manifestaciones a favor y en contra –

Hace dos semanas, Kavanaugh parecía encaminado a obtener el visto bueno del Senado para entrar en la Corte Suprema, una jurisdicción que dirime cuestiones fundamentales de la sociedad, como el derecho al aborto, a portar armas de fuego y los derechos de las minorías.

Para Trump, colocar a un juez conservador en un cargo vitalicio en la alta corte sellaría su objetivo de dejar en minoría a los jueces progresistas o moderados durante años.

“Para mí era difícil respirar y pensé que Brett podía matarme accidentalmente”, contó la académica, que dice que los recuerdos de las risas de sus agresores la han “atormentado por momentos” en su vida adulta.

 La actriz Alyssa Milano, una de las estrellas de Hollywood que denunció abusos que destaparon el movimiento #MeToo, viajó hasta Washington para ofrecer su apoyo a Blasey Ford, sumándose a las manifestaciones de apoyo para la académica.

Quise venir “para mostrar mi apoyo a la doctora Ford, para expresar mi solidaridad con otras mujeres, otras supervivientes que han vivido experiencias similares”, dijo la actriz a la AFP.

Pero fuera del Capitolio los partidarios de Kavanaugh también acudieron para expresar su apoyo al juez.

Kavanaugh en medio de la lucha por el control de la Suprema Corte de EE.UU entre Republicanos y Demócratas

Desde que fue nominado comenzaron las luchas de los dos partidos en el Comite Judicial, porque la elección de el próximo Juez de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos es una “llave” para las decisiones del Supremo, como puede apreciarse en la siguiente gráfica: