WASHINGTON, 3 de octubre.- Un juez federal en California prohibió el miércoles al Gobierno del presidente Donald Trump implementar un plan que busca poner fin a la protección temporal para más de 300.000 inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán que se encuentran en Estados Unidos.

Resultado de imagen para juez Edward M. Chen

El juez de distrito Edward M. Chen emitió una orden preliminar en una demanda presentada por varios inmigrantes con estatus de protección temporal (TPS, por su sigla en inglés).

La designación de TPS ofrece protección contra la deportación a inmigrantes que ya se encuentran en Estados Unidos, incluidos aquellos que ingresaron ilegalmente, desde países afectados por desastres naturales, conflictos civiles y otros problemas.

El Gobierno no ha logrado establecer un daño real si “el statu quo (que ha existido durante dos décadas) se mantiene durante el proceso de este litigio”, escribió Chen en la orden.

“De hecho, más bien al contrario, los demandantes y terceras partes han establecido sin duda que las economías locales y nacionales se verán perjudicadas si cientos de miles de beneficiarios del TPS son desarraigados y removidos”, agregó.

Hay más de 263.000 beneficiarios del TPS provenientes de El Salvador, 58.000 de Haití, 5.000 de Nicaragua y 1.000 de Sudán, según documentos judiciales.

La administración del presidente Trump ha mostrado un profundo escepticismo hacia el programa del TPS y ha tomado medidas para revocar la categoría especial otorgada a miles de inmigrantes de varios países, incluidos los cuatro mencionados en la demanda.

Los inmigrantes salvadoreños cubiertos por el TPS perderán su protección en septiembre del 2019, los de Haití en julio del 2019, los inmigrantes nicaragüenses en enero del 2019 y los inmigrantes sudaneses en noviembre del 2019.Reuters