Foto: Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon (fuente externa)

Hace una semana, Amazon ocupó titulares y recibió elogios gracias a su decisión de aumentar el sueldo a sus empleados que menos ganan, los que trabajan en los almacenes de la compañía: a partir de ahora, ganarían 15 dólares, bastante más que los 10 o 12 que normalmente solían ganar antes. Te puede parecer poco, pero imagina que de la noche a la mañana te suben el sueldo entre un 30 y un 50%. ¿No estarías dando saltos de alegría?

Siete días después, la alegría de los trabajadores de Amazon se ha tornado en escepticismo. Así lo refleja este artículo del New York Times en el que se asegura queAmazon sí ha subido los sueldos, pero a costa de recortar otros derechos y beneficios. Y no solo eso, puede que aunque ganen más dinero a la hora, al final del año el computo general sea el de que han ganado menos que otros años.

¿Cómo es posible esta paradoja? Amazon ha subido los salarios, eso es verdad. Pero a cambio, ha eliminado el derecho de sus trabajadores a comprar acciones de la compañía a un precio rebajado, lo que se conoce como ‘stock options’. 

Esa eliminación supone un recorte bastante fuerte en los ingresos de su plantilla. Amazon es una compañía que no para de crecer en bolsa. Solo en 2017 sus acciones se revalorizaron un 56%. Y si los empleados pueden comprarlas a un precio un poco menor al del mercado -por ejemplo, un 20% menos– eso significa que han ganado un 76% en su inversión. Es decir, que casi han duplicado su inversión y en tan solo un año. Muy pocas compañías ofrecen una rentabilidad tan bestial. 

Otro de los beneficios que ha cortado Amazon son los bonus mensuales que recibían por hacer su trabajo bien. Si había muchos pedidos y se entregaban rápidamente, Amazon añadía una paga extra en la nómina del trabajador, que a partir de ahora no verá por ningún lado.

Los afectados por esta medida serán aquellos empleados de almacén con más de dos años de antigüedad en la empresa (los que llevan menos tiempo no recibían estos beneficios). Conclusión: todos dejarán de ganar miles de dólares al año, a pesar de que les han subido el salario base.   

Según Amazon, 250.000 trabajadores fijos de sus almacenes y otros 100.000 temporales verán como su sueldo sube. Según datos de Deutsche Bank, la subida salarial solo supondrá el equivalente al 1% de las ganancias de la empresa en 2017. 

El senador Bernie Sanders -sí, el mismo que luchó contra Hillary Clinton en las Primarias Demócratas- ha tomado este asunto como una cruzada personal y como representante del estado de Vermont ha enviado una carta a Amazon para saber si la cancelación de los beneficios es cierta. En caso afirmativo, Sanders promete dar guerra y obligar a Amazon ha devolver los beneficios que ha robado a su plantilla. Será un trabajo complicado, porque Jeff Bezos, el empresario más rico de la Historia, parece que siempre gana. Yahoo.