SANTO DOMINGO, 6 de abril.- Ha causado revuelo en la sociedad dominicana el anuncio de la  Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la creación de la Mesa de Trabajo sobre Implementación de Políticas Públicas de Derechos Humanos en República Dominicana.

Las reacciones han venido de algunos funcionarios del partido oficialista PLD, pero especialmente de la sociedad civil y los movimientos patrióticos que han visto como una intervención directa de una organización internacional en el país que traspasa y vulnera la soberanía nacional.

Opinión del Dr. Juan Miguel Castillo Pantaleón:

“La CIDH anuncia que abrirá una “mesa de trabajo” para recibir y procesar alegadas “denuncias de violaciones de DDHH” relacionadas con la aplicación en la RD del ordenamiento juridico interno vigente y de las decisiones de los organismos del Estado sobre nacionalidad y migración, las cuales son del exclusivo dominio reservado de los Estados.

Eso es contrario al principio de derecho internacional de no intervención, pues parte de desconocer la validez de la Constitución y de las leyes dominicanas, así como desconocer las competencias y atribuciones propias de los órganos correspondientes del Estado dominicano y por ello constituyen un atentado contra la seguridad interior.

Para entender lo grave de la descabellada situación, imaginemos que un organismo cualquiera, ajeno al gobierno norteamericano, pretenda instalar en territorio norteamericano, una oficina para incitar a la desobediencia y desconocimiento de la Constitución americana y las leyes votadas por su Congreso, las sentencias de su Tribunal Supremo y de los decretos del presidente Trump.

¿Toleraría el gobierno norteamericano esa conspiración en su propio territorio?

El establecimiento de esa “mesa de trabjao” en RD es un desafío al estado de derecho, a la defensa de nuestro orden juridico interno y a las competencias y capacidades de nuestras instrituciones; Implícitamente constituyen una insinuación a su desconocimiento por parte de extranjeros en nuestro país.

En mi parecer, quienes formen parte de esa “mesa” en nuestro territorio violan el art. 76 del Código Penal vigente:

Art. 76.- (Modificado Ley 1384 de 1947 G. O. 6605; Ley No. 64 de 1924 G. O. 3596; Ley 224 del 26 -6- 84 y 46-99 del 20 -5- 99 ). Toda persona que, desde el territorio de la República, se ponga o trate de ponerse de acuerdo con Estados extranjeros o con sus agentes, o con cualesquiera institución o simples personas extranjeras, para tratar de que se emprenda alguna guerra contra la República o contra el Gobierno que la represente, o que se les hostilice en alguna forma, o que, contra las disposiciones del Gobierno, se intervenga de cualquier modo en la vida del Estado o en la de cualquiera institución del mismo, o que se preste ayuda para dichos fines, será castigada con la pena de treinta años de Reclusión Mayor. La sanción susodicha alcanza a todo dominicano que desarrolle las actuaciones mencionadas aunque ello se realice desde territorio extranjero.”

 

VER: VER CODIGO PENAL VIGENTE EN RD