El uso de armas químicas para cometer acto de genocidio en Siria ha merecido la repulsión de todo el mundo, incluyendo, los lideres más respetables del mundo. Apelar al exterminio masivo en aldeas y ciudades usando elementos quimicos para matar poblaciones tan vulnerables como los cientos de niños y sus familias muertas por envenenamiento, son actos abominables, que merecen la condena de todos.

Sin embargo, la defensa por el derecho a la vida de poblaciones Sirias ha pasado a Segundo plano cuando ha quedado más que al descubierto las pugnas de PODER e INTERESES políticos y económicos de las grandes potencias mundiales.

Aunque el Presidente Barack Obama haya adelantado sus planes de “castigar” al régimen sirio de Bashar al-Asad, por sus informes confirmados y aun sin esperar el resultado de las investigaciones de expertos de la ONU, el hecho de tomarse su tiempo para consultar al Congreso y continuar reforzando una alianza de países en el plano internacional ha sido inteligente y sumamente importante antes iniciar cualquier acción militar, aun sabiendo que es la potencia No.1 de armas de Guerra en el mundo.

El genocidio hecho en Siria no va a quedar sin “castigo” de alguna de las diferentes formas que existen para ello, quizás una nueva Guerra no está en el espíritu de la
Gente como se ha visto en Estados Unidos, Reino Unido y otros lugares.. construir un
Mundo a favor de la vida y la paz es un reto.