Estados Unidos,( Para Dominican Journal USA).- Son muchos los libros que se han escrito hasta hoy, y muchos más se escribirán en el mañana, muchos buenos y muchos muy malos a mi parecer. Sin embargo, Dios nos ha legado un libro maravilloso que cuando lo ponemos en práctica a través de la fe produce cambios a tal magnitud en los lectores, pues no es un libro más que se halla escrito, sino  que es un libro viviente en el cual se revela el Dios todo poderoso y se da a conocer, por su palabra inspirada que hoy tenemos con nosotros; y que se llaman Las Escrituras en un solo libro que cuyo nombre es La Biblia.

La palabra Biblia es una palabra española, viene del griego Biblos que significa libros, también pulpa de caña de papiro que se usaba para escribir antiguamente, así que la Biblia es una reunión de libros o biblioteca, compuesta por dos testamentos: El Antiguo Testamento que contiene los libros más antiguos 1,500 años antes de JC. Contiene la historia de del comienzo de todas las cosas, la Ley, también los Profetas, los primeros 5 libros llamados Torah, o el Pentateuco, contienes en total 39 libros, 929 capítulos, 23,214 versículos. (La Biblia católica tiene más).

El Nuevo Testamento es el pacto de la gracia, nacimiento, vida y muerte de Jesús nuestro mesías salvador: contiene 27 libros, 260 capítulos, 7,959 versículos.

En total los dos Testamentos juntos tienen 1,189 capítulos, y 31,173 versículos de pura vida e instrucción para el lector. Más de 40 hombres en épocas distintas por un tiempo cerca de los 1,500 años escribieron este glorioso libro indestructible que está  más actualizado que los periódicos de mañana, a pesar del tiempo tan enorme que duró para escribirse y gente de todos los extracto sociales fueron sus escritores no se contradice y todos escribieron en continuidad. Sus idiomas originales son el hebreo, griego y arameo.

ENTRE LOS AUTORES TENEMOS:

2 reyes: David y Salomón, 3 sacerdotes: Samuel, Jeremias y Ezequiel, 3 pescadores: Pedro, Juan y Santiago, 2 pastores: Moisés y Amos, 1 médico Lucas, 1 jornalera: Ruth, 1 militar: Josué, 1 teólogo y fariseo: Pablo, 1 político: Daniel, 1 recaudador de impuestos: Mateo, 1 escriba: Esdras, 1 mayordomo: Nehemías, 1 reina: Esther, 1 hacendado: Job, 12 Profetas: Isaías, Oseas , Joel, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, y Malaquías, 1 evangelista de clase alta: Marcos.

Muchos han tratado de eliminar las escrituras de Dios, lo que hoy se conoce como LA BIBLIA. Sin éxito ninguno.

1- Jehoiaquim, rey  de Judá  no fue el único personaje de tiempos precristianos que trató de quemar la Palabra de Dios. (sobrevivieron).

2- Los Sacerdote del dios Marduk en Babilonia baja la dinastía de Nabucodonosor trataron de quemar los libros sagrados. (sobrevivieron ).

3- Antíoco Epífanes (que gobernó desde 175 hasta 164 antes de nuestra era) Alrededor del año 168, el rey saqueó el templo de Jehová Para eliminar por completo los rollos de la Ley. (sobrevivieron).

4- El emperador romano Diocleciano, en el año 303 DC,  ordenó perseguir a los cristianos y quemar y quemar los libros sagrados lo hizo en dos ocasiones de su reinado. (Sobrevivieron).

5- Para el hombre común la Biblia era un LIBRO CERRADO y él no tenía acceso a ella. Como resultado, la mayoría de la gente IGNORABA por completo lo que la Biblia enseñaba realmente. En 1229 D.C. El Concilio de la Iglesia en Toulouse prohibió efectivamente a los laicos (la gente común; los que no son sacerdotes u obispos) el uso de la Biblia. De modo que durante siglos la Iglesia Católica Romana no quiso poner la Biblia en las manos del pueblo común. (Quemando todas las copias que encontraba en manos comunes, pero sobrevivió).

6- François Marie Arouet, más conocido como Voltaire  (1694-1778), fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés. Aunque su lucha contra la injusticia social de su país fue inquebrantable, también tomó malas decisiones, una de ellas fue rechazar las enseñanzas de la biblia, a tal punto de afirmar que en cien años  el cristianismo desaparecería y la Biblia pasaría a ser considerada como un libro de mitología.

Voltaire, el francés incrédulo, dijo, “Tomó siglos establecer el cristianismo, pero yo demostraré como un francés lo puede destruir en 50 años.” Luego, tomó su pluma, la untó en la tinta de la incredulidad y escribió en contra de Dios. Voltaire estaba convencido que él podía destruir el cristianismo y la Biblia. El creía que la gente llegaría a estar tan iluminada que no creerían en Dios, ni en la Biblia; ni en su necesidad de la salvación por medio de Jesucristo.

Voltaire murió en 1778. En su lecho de muerte dijo, “Desearía no haber nacido nunca.” Luego, justo antes de morir, gritó, “Oh Cristo, oh Jesús, tengo que morir abandonado por Dios y los hombres.” Su condición se había tornado tan terrible que sus amigos infieles temían acercarse a su cama. Después de su muerte, su enfermera dijo repetidas veces, “Ni por toda la riqueza de Europa quisiera ver morir a otro incrédulo.” Desde la muerte de Voltaire, millones y millones de Biblias en diferentes idiomas han inundado el mundo. Hoy día, la mayoría de la gente de nuestros países tienen una o más copias de la Biblia, pero pocos tienen los escritos de Voltaire. Él ha muerto y se ha ido, pero la Biblia sigue viva. La Palabra de Dios para siempre vive (1 Pedro 1:23). Veinte años después de la muerte de Voltaire la Sociedad Bíblica Génova compró su antigua casa y la usó para imprimir Biblias. Más tarde llegó a ser la sede central de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera. (LA BIBLIA VENCIÓ A VOLTAIRE).

¡Que ironía tan grande! La casa de este filósofo se convirtió en el lugar de donde saldría bendición para mucha gente, para que su país conozca las promesas de Dios a través de su palabra escrita!

 

Quiero citar aquí lo escrito por Dr. Payson ilustra la INDESTRUCTIBILIDAD del Libro de los Libros:

“Durante miles de años este volumen ha resistido no solo el paso del tiempo, sino toda el antagonismo físico e intelectual del hombre: presuntos amigos han tratado de corromperla y traicionarla; reyes y príncipes han intentado tenazmente desterrarla del mundo; el poder civil y militar de las naciones más grandes del mundo se han confabulado para destruirla; el fuego de la persecución ha sido encendido para consumirla junto a con amigos; y en muchas épocas las más horribles formas de muerte han sido las casi seguras consecuencias de proporcionarle asilo ante la furia de sus enemigos.

Aunque ha sido mordazmente ridiculizada, groseramente tergiversada, resistida con más encono y quemada con más frecuencia que cualquier otro libro, y quizás más que todos los demás libros juntos, está tan lejos de sucumbir bajo los esfuerzos de sus enemigos, que la probabilidad de su supervivencia hasta la consumación de todas las cosas es ahora mayor que nunca. La lluvia ha descendido, las inundaciones han venido, la tormenta ha arreciado y la ha golpeado, pero no ha caído, porque está fundada sobre la roca. Como la zarza ardiente, ha sido quemada pero no se ha consumido; todo esto es prueba suficiente, si no hubiera otra, de que Aquel que habló desde la zarza es el Autor de la Biblia” (Cita terminada).

Quiero citar aquí a Martín Lutero dijo lo siguiente sobre la Biblia:

“No es un milagro pequeño cómo Dios preservó y protegió durante tanto tiempo este Libro; porque el diablo y el mundo han sido sus arduos enemigos…no perdamos la Biblia, sino leámosla y prediquémosla con diligencia, en el temor e invocación de Dios… ¡Oh! Qué cosa tan grande y gloriosa es tener ante uno la Palabra de Dios”. (Seleccionado de “Conversaciones de Sobremesa de Martín Lutero.” (Cierro cita).

A través de los años muchos dictadores, gobernantes, filósofos, científicos, maestros, emperadores, etc. han tratado de quemar, destruir, eliminar, y desacreditar la biblia, todos estos intentos han sido inútiles, la Biblia es el libro más leído, publicado y traducido a más idiomas y formatos en la historia.

Pero el peor daño que podemos hacer a la humanidad es no permitir que la sabiduría de Dios plasmada en un libro al alcance de todos, se quede juntando polvo junto a los demás libros, en la biblioteca. Hay que hacer circular este libro en toda las esferas de nuestra sociedad. No importa los enemigos que tenga la Biblia, ya sabemos que nadie la puede exterminar pues en ella esta la palabra de Dios.

“Josué 1:8 Porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”

 

 

Autor: Por: Dr. Ramón Murray, Ph.D., Th.D., Ed.D. (Autor).