El Secretario General de la ONU, António Guterres

Naciones Unidas, 16 de enero.-  La ONU admitió hoy que está “muy preocupada” por la posibilidad de que Estados Unidos recorte su financiación a una agencia que atiende a los refugiados palestinos y que considera un “importante factor de estabilidad” en la región.

Se trata de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), que comenzó a operar en 1950 y atiende a más de cuatro millones de refugiados palestinos en los territorios ocupados por Israel, en Jordania, en Siria y en el Líbano.

Diversas versiones surgidas en las últimas horas indican que la Administración de Donald Trump planea recortar una buena suma de la asistencia que aporta al presupuesto de UNRWA, que en 2016 llegó a más de 350 millones de dólares.

“Estamos muy preocupados”, afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres, en una rueda de prensa en la que abordó varios temas, entre ellos la posibilidad de que Estados Unidos recorte sus fondos a UNRWA.

Guterres dijo que Estados Unidos tiene “una participación importante” en la financiación de UNRWA, que algunos medios cifran en cerca del 30 %, e insistió en que los servicios que presta son “extremadamente importantes”.

“No sólo para el bienestar de los palestinos, pero también, en mi opinión (…), como un factor importante de estabilidad” en la región, agregó Guterres.

El titular de la ONU dijo que hasta ese momento no tenía ningún conocimiento oficial sobre la posibilidad de que Estados Unidos recorte los fondos que aporta para UNRWA.

“Si UNRWA no está en la posición de proveer servicios vitales y de emergencia (…), esto creará un problema muy, muy grave”, afirmó Guterres, que dijo que, en caso de que se confirmen esas versiones, la ONU hará “todo lo posible” para evitarlo.

Preguntada al respecto, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, se limitó a decir hoy que no tenía información nueva al respecto.

De acuerdo con versiones de prensa, Estados Unidos está analizando la posibilidad de aportar sólo 60 millones de dólares de un primer pago programado para comienzos de este año que inicialmente iba a ser de 125 millones de dólares.

Aunque altos funcionarios de la Administración de Trump están a favor de esos recortes, de acuerdo con estas versiones, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, se inclina en favor de que se corten los fondos en su totalidad.

Trump ha venido insistiendo en la necesidad de que haya un diálogo directo entre palestinos e israelíes, y ha acusado a los primeros de “no apreciar” la asistencia financiera que les presta Estados Unidos. EFE