Viena, 26 de Junio.- La legalización en 2014 de la compra y el consumo de cannabis en Colorado, en Estados Unidos, ha elevado el consumo de esa droga, sugiere un informe de la ONU publicado hoy que, sin afirmar que ha habido una relación causal, sí enumera una serie de datos que apuntan en esa dirección.

“No hay evidencia causal que conecte la legislación con la prevalencia del uso, pero los picos en la prevalencia del pasado año parecen coincidir con las leyes que suavizan las restricciones del consumo personal”, señala el informe anual sobre drogas realizado por la Oficina de la ONU para la Droga y el Delito (ONUDD).

Ese documento, que analiza la situación de la producción y el consumo de estupefacientes en el mundo, asegura que la prevalencia del uso de marihuana en Colorado “es mayor y crece más rápido que la media nacional” en EEUU.

Con prevalencia, Naciones Unidas se refiere al número de personas entre 15 y 64 que la consumieron al menos una vez en el año.

En un capítulo del informe titulado ¿”Qué podemos aprender del Estado de Colorado?, la ONUDD advierte de que el número de admisiones médicas para tratamiento primario por uso de esa droga está subiendo entre la población a partir de 12 años.

Sin embargo, matiza que esa tendencia ya se daba desde 2003, once años antes de la legalización.

El informe señala que la legislación ha provocado que el cannabis no sólo se fume sino que se comercialice en productos comestibles “lo que aumenta el riesgo de ingestión accidental, intoxicaciones graves, psicosis, envenenamiento y muerte o enfermedad relacionas con la intoxicación”.

Según fuentes policiales de Colorado, la marihuana estuvo presente en el 12,2 por ciento de los casos de conducción bajo efectos de cualquier sustancia (alcohol o drogas) 2014.

El número de accidentes mortales relacionados con el consumo del cannabis se duplicó entre 2006 y 2012, dos años antes de la legalización.

La propia ONU reconoce que serán necesarios varios años de recopilación de datos para establecer una relación entre la venta de marihuana y las muertes en accidentes de tráfico.

De todas formas, no es aún posible, reconoce el informe, interpretar correctamente si la comercialización del cannabis influye en el comportamiento juvenil.

El documento de la ONU explica que la legalización ha reducido significativamente el número de arrestos por posesión de cannabis en Colorado, lo que ha liberado recursos policiales.

Además, la legalización ha abierto una vía de llegadas de ingresos a las arcas públicas en forma de impuestos.

En diciembre pasado, Colorado ingresó 8,5 millones de dólares por este concepto, el triple que en enero 2014.

En todo el año 2014, las ventas, licencias y tasas relacionados con el uso medicinal y recreativo de la marihuana sumaron unos 76 millones de dólares.

Al bosquejar la situación en Colorado, el informe recuerda que otras tres regiones estadounidenses, Oregón, Alaska y Washington, también ha aprobado regularizar la producción y el uso del cannabis y que Uruguay fue el primer país, en 2013, en legalizar la compraventa, distribución y consumo de cannabis