En los Estados Unidos se esta dando un buen paso para etiquetar  como abusadores sexuales para siempre y llamarlos por sus nombres a una pléyade de hombres que se encuentran en todos los niveles de la sociedad en nuestros barrios, ciudades, estados, gobiernos, congresos, empresas de los diferentes sectores de la política, economía, los medios de comunicación y del entretenimiento.

Las mujeres y jóvenes de ambos sexos han sido las víctimas principales de esta serie de abusos de personas empoderadas y famosas que usando sus posiciones se han creído entes superiores,  por encima de la ley, el decoro, la moral y las buenas costumbres  y aprovecharse de personas  vulnerables por necesidad y/o inocencia.

Que se te pida intimidad para conseguir y/o mantener un empleo, cambio de posición o aumento salarial, un papel en una película en el mismo lugar de trabajo con avances, manoseos, exhibició inpúdica y mejor lo dejamos hasta ahí…. es sencillamente, la vileza de la mente más perversa al que no debiera llamarse “humano”. Es inhumano lo que hacen con el daño y el sufrimiento que le causan a sus víctimas.

Creemos que no es sólo de tratamientos y terapias de que se trata de acuerdo a ciertos expertos en conducta que lo están recomendando para estos ” perversos e inmorales” sino que deberían ser sometidos con acciones judiciales para que al menos, las víctimas estén seguras de que otras personas no serán las próximas. Denunciar con pruebas a estos personajes es lo importante.

Las autoridades tienen el deber de proteger a todo aquel que haya sido y es en la actualidad víctima de esta humillación

La limpieza de social de estos “machitos depredadores” ha comenzado en los Estados Unidos y de aquí se espera tenga las mismas repercuciones en la República Dominicana y el mundo.