La checa Ester Ledecka dio la sorpresa al ganar el Supergigante de esquí alpino de Pyeongchang-2018, donde la favorita estadounidense Lindsey Vonn apenas fue sexta, en una jornada en que el japonés Yuzuru Hanyu confirmó su dominio en patinaje artístico y la noruega Marit Björgen igualó el récord de trece medallas en la historia del evento.

Ledecka, campeona mundial en 2017 de eslalon paralelo gigante de Snowboard, que había comenzado con el dorsal 26, superó por sorpresa al final de la prueba en una centésima a la austríaca Anna Veith, que había conseguido el título en esta prueba en Sochi-2014. Veith se quedó en esta ocasión con la plata, por delante de Tina Weirather, de Liechtenstein, que fue bronce, a 11 centésimas de la ganadora.

“Las otras no arriesgaron mucho. Debían tener mucha presión. Yo simplemente intenté hacerlo lo mejor posible”, afirmó la esquiadora checa.

Ledecka, que cumplirá 23 años el 23 de marzo, es una especialista de Snowboard, donde además del título mundial de 2017 había logrado también el mundial de 2015. En la Copa del Mundo de esa disciplina está actualmente en cabeza de la clasificación general de eslalon paralelo y de gigante paralelo.

– Especialista de snowboard –

En la Copa del Mundo de esquí alpino, donde debutó en 2015, dos años después de su estreno en la Copa del Mundo de Snowboard, es actualmente 43ª de Super-G y 68º en la general. En el Mundial de esquí alpino de 2017 fue 29ª en el supergigante.

Resultado de imagen para Ledecka sorprende a Vonn, Ledecka tiene ahora la posibilidad de convertirse en la estrella de estos Juegos Olímpicos la próxima semana, cuando participe en el eslalon paralelo del snowboard, donde ahí sí que comenzará como favorita.

Vonn, de 33 años, salió con el dorsal 1. Cometió un gran error al final del recorrido y se saltó una de las últimas puertas.

“Cometí ese error y eso es algo que ocurre en las carreras de esquí. Mis tiempos eran realmente rápidos, sin ese fallo creo que hubiera estado en el podio”, lamentó.

Por su parte, el japonés Yuzuru Hanyu se proclamó de nuevo campeón olímpico de patinaje artístico, cuatro años después de haber subido a lo más alto del podio en Sochi-2014.

Cumplió así su objetivo de convertirse, a sus 23 años, en el primero en encadenar dos oros consecutivos en su prueba en los Juegos Olímpicos desde que lo consiguiera el estadounidense Dick Button en 1948 y 1952.

– Gesta de Hanyu –

Para su regreso a la competición, tres meses después de haberse lesionado un tobillo, sumó un total de 317,85 puntos, lo que le permitió superar a otro japonés, Shoma Uno (306,90), vigente subcampeón mundial, y al español Javier Fernández (305,24), campeón mundial en 2015 y 2016, además de oro en los seis últimos Europeos.

España, que suma dos medallas de bronce en Pyeongchang, tras la conseguida por Javier Fernández, que se une al tercer puesto de Regino Hernández en snowboardcross, batió de esta forma su récord de metales en una sola edición.

En las 22 anteriores ediciones de los Juegos de Invierno, España solo había logrado dos medallas en total, un oro en Sapporo-72 y un bronce en Albertville-92, ambas en esquí alpino.

Noruega ganó el relevo femenino de esquí de fondo (4×5 km), lo que permitió a Marit Björgen igualar a su compatriota Ole Einar Björndalen como deportista con más medallas en la historia de los Juegos de Invierno, con 13.

Marit Björgen, que cumplirá 38 años el próximo mes, logró su primera medalla en esta misma prueba, en Salt Lake City-2002.

Por su parte, Canadá perdió ante la República Checa por 3-2, sufriendo así su primera derrota en hockey masculino en los Juegos desde la edición que albergó y ganó en Vancouver-2010.

Sin los jugadores de la NHL, retenidos en el campeonato norteamericano, Canadá tiene un plantel menos fuerte que el que le guió al título en 2010 y 2014, aunque sigue estando entre los favoritos.

Suiza consiguió un doblete en la prueba de slopestyle de esquí acrobático femenino, donde Sarah Hoefflin se llevó la medalla de oro por delante de su compatriota Mathilde Gremaux.AFP