Miami, Florida, 5 de febrero.- Los acuíferos de las zonas costeras de los Everglades, el enorme humedal localizado en el sur de Florida, sufren una alarmante salinización a consecuencia del aumento del nivel del mar, señala un estudio divulgado hoy por la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Según datos del estudio elaborado por el Centro de Investigación Medioambiental del Sureste de la FIU, el nivel del mar subió 2,2 centímetros al año entre 2011 y 2015.

Solo en 2012, el nivel aumentó 10 centímetros en los meses que corresponden a la estación seca, que va de diciembre a mayo, y “no disminuyó”, recoge este estudio en el que participó también el Centro para Soluciones del Nivel del Mar de la FIU.

Entre los factores que contribuyeron a este “drástico aumento” del nivel del mar en el 2012 están el fenómeno de La Niña en el Pacífico en 2011, las lentas corrientes en el océano, que permitieron que el agua marina se acumulara a lo largo de las costas, y la desintegración de las capas de hielo.

Hasta el punto que “partes costeras de los Everglades que estuvieron inundadas por el agua marina cerca de un 70 % del tiempo, ahora están cubiertas por el agua marina un 90 % del tiempo”, alertó el informe.

“El agua salada se adentra hacia el interior cuando solo hay una pequeña diferencia entre los niveles de agua dulce de los Everglades y el nivel del mar”, precisó Shimelis Dessu, científico del Centro y autor principal del estudio, en el que se recuerda que “la salinidad es un indicador de la salud de los Everglades”.

Solo el Parque Nacional de los Everglades, el tercero en tamaño en Estados Unidos continental, cubre 2.400 millas cuadradas (3.800 km cuadrados) y cuenta con especies raras y en peligro de extinción.

El parque ha sido designado Patrimonio de la Humanidad, Reserva Internacional de la Biosfera y Tierras Pantanosas de Importancia Internacional (Wetland of International Importance), relevante para toda la humanidad.

El flujo natural de agua dulce hacia los Everglades, de norte a sur, se ve afectado por la autopista Tamiami Trail, de 443 kilómetros, que conecta a Tampa (costa oeste) con Miami (sureste del estado).

Por ese motivo, las autoridades liberan agua dulce hacia los Everglades durante la temporada de lluvias, de junio a noviembre, pero ahora el “agua marina puede adentrase durante la temporada seca”, señaló Dessu.

Cuando se elaboró el Programa de Restauración Integral de los Everglades, aprobado por el Congreso de EE.UU. en el año 2000, no se tuvo en cuenta el aumento del nivel del mar.

Sin embargo, sí está previsto adquirir unos terrenos en la denominada Área Agrícola de los Everglades (EAA) con el fin de almacenar unos 120.000 millones de galones de agua (454.224 millones de litros) en un espacio de hasta seis pies de profundidad (1,83 metros).

Una vez almacenadas las aguas, estas serán sometidas a un proceso de limpieza para su canalización hacia el sur, al centro de los Everglades, y de allí al Parque Nacional de los Everglades y la bahía de Florida.

El proyecto tiene un costo de unos 2.400 millones de dólares, incluida la compra del terreno y la construcción de la reserva de agua en la EAA. EFE