Fernando Albán, muerto en una cárcel de Venezuela

GINEBRA, 9 de octubre.- La oficina de derechos humanos de Naciones Unidas solicitó el martes una investigación independiente sobre la muerte de un concejal venezolano opositor que, según las autoridades, se suicidó al saltar de un edificio de la agencia de inteligencia, pero cuyo partido dijo que fue asesinado.

Resultado de imagen para Fernando Albán

El opositor Fernando Albán, de 56 años, fue detenido el 5 de octubre por su presunta participación en la explosión de dos drones en un desfile militar en agosto encabezado por el presidente Nicolás Maduro, dijo el ministro del Interior, Néstor Reverol.

Reverol agregó en un mensaje de Twitter que Albán estaba en la sala de espera en la planta 10 de la sede de la agencia nacional de inteligencia (Sebin) cuando saltó por una ventana.

Esa versión del ministro difiere de la del fiscal general, Tarek Saab, quien declaró que Albán había pedido utilizar un baño y saltó desde allí.

“Estamos preocupados por las noticias de su muerte, y también por el hecho de que no fuera presentado a un juez dentro de 48 horas, lo que es un requisito de la ley venezolana”, dijo la portavoz de derechos humanos de las Naciones Unidas, Ravina Shamdasani, en una rueda de prensa en Ginebra.

“De hecho, pedimos una investigación transparente e independiente para aclarar las circunstancias de su muerte. Entendemos que hay informes contradictorios sobre lo que ocurrió exactamente”, dijo.

El partido opositor Primero Justicia, en el que militaba Albán, dijo en un comunicado que el político “murió asesinado”.

Miembros de la agrupación opositora dijeron que el arresto del concejal se debió a recientes denuncias de violaciones de los derechos humanos en Venezuela que hizo en reuniones en Nueva York mientras se realizaba la Asamblea General. Reuters