LOS ANGELES, 09 de octubre.- Tras la explosiva investigación del diario The New York Times sobre los abusos de poder y acosos sexuales de Harvey Weinstein durante más de tres décadas, las repercusiones siguen llegando. No sólo el magnate productor fue despedido de su propia empresa, Weinstein Company, sino que figuras que tiempo atrás estuvieron muy vinculadas con sus producciones empiezan a alzar la voz y dejar sentada su posición. Una de ellas es nada menos que Meryl Streep, quien trabajó en varias películas del productor.

“Las vergonzosas noticias acerca de Harvey Weinstein han horrorizado a aquellos de nosotros cuyo trabajo defendió y a aquellos cuyas buenas y dignas causas apoyó”, señaló la actriz en un comunicado enviado al Huffington Post y agregó: “Las valientes mujeres que levantaron sus voces para exponer este abuso son nuestras heroínas”.

Asimismo, quiso dejar en claro que no “todo el mundo” sabía lo que hacía Weinstein. Si bien él a veces podía “ser feroz” y “exasperante” apoyando el trabajo, la actriz expresó que siempre fue muy respetuoso con ella y en su relación laboral. “No sabía de estos casos de acoso. No sabía de los arreglos financieros que realizó con actrices y colegas. No sabía de los encuentros en hoteles, en baños o cualquier otra cosa inapropiada. No sabía de sus actos coercitivos. Y si todos sabían, no creo que todas las investigaciones de los periodistas de Espectáculos y los medios de comunicación hayan descuidado durante décadas escribir sobre él”.

“El comportamiento es inexcusable (…) Cada valiente voz que se alza, es escuchada y acreditada por nuestros medios de comunicación, en última instancia, cambia el juego”, remarcó la actriz al cerrar su comunicado y dejar en claro cuál era su opinión.

Al poco tiempo que se hizo público el perverso juego que hizo durante años Weinstein con algunas de sus empleadas más jóvenes y actrices, varias figuras consagradas como Lena Dunham y Brie Larson salieron a apoyar a las víctimas de estos acosos y remarcar la importancia de sus relatos. “Este abuso de poder debe hacerse público, sin importar qué tan poderoso sea el abusador, y debemos estar del lado de quienes fueron lo suficientemente valientes como para hablar”, señaló la actriz America Ferrera. Pero lo que llamó la atención -y aún lo sigue haciendo- es que ningún colega varón, hasta ahora, ha salido a hablar sobre el tema.

Despedido

“A la luz de nuevas informaciones sobre la mala conducta de Harvey Weinstein que han surgido en los últimos días, los directores de The Weinstein Company –Robert Weinstein, Lance Maerov, Richard Koenigsberg y Tarak Ben Ammar– han determinado y, han informado a Harvey Weinstein, que su empleo en la compañía ha terminado”, señaló el directorio de la empresa en un comunicado difundido ayer por varios medios de comunicación estadounidenses.

Además, cinco de los nueve miembros del consejo de administración de la Weinstein Company, todos hombres, renunciaron debido al escándalo.

Tras la publicación de la larga investigación del diario The New York Times, Weinstein ensayó una disculpa que no hizo más que exponer su inapropiado comportamiento con varias mujeres a lo largo de su exitosa carrera. “Crecí en los años 60 y 70, cuando las reglas sobre cómo comportarse en lugares de trabajo eran diferentes. Así era la cultura en ese momento. Ya aprendí que eso no es una excusa para nadie. Ni en la oficina ni en ningún otro lado. Hace tiempo me di cuenta de que necesito ser mejor persona y mi interacciones con la gente que trabajo cambiaron.

Reconozco que la manera en la que me comportaba antes con mis colegas causó mucho dolor y sinceramente me disculpo por ello. Aunque estoy tratando de mejorar sé que aun tengo un largo camino por recorrer”, se podía leer como parte de sus disculpas públicas. Además, se había pedido una licencia para tratar sus problemas, pero ahora ese impasse en la compañía se convirtió en un despido definitivo.