Venerables Padres de la Patria, hoy en el 174 aniversario de vuestra heroica gesta independentista, convocados por la Mesa de Coordinación Nacionalista, los aquí presentes afirmamos sin ninguna duda que:

Las agendas geopolíticas, globalistas y neoliberales, se han implementado en todas sus fases, en nuestra Republica Dominicana coaccionando a un gobierno genuflexo y entreguista; políticas que han erosionado la esencia de nuestros valores, lo que nos obliga a efectuar esta proclama:

Tenemos una frontera política demolida, pues la mayoría de los partidos políticos son cómplices de las agendas antes mencionadas.

La frontera física es inexistente por la pésima gestión militar, agravada por la falta de un muro.

La frontera jurídica que en el pasado fue inexpugnable, está seriamente comprometida por los traidores nacionales, al producirse la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional que ordena al estado resolver el status de los extranjeros que estaban registrado de manera irregular, emiten el decreto 327-13 que al establecer un plan de regulación, derogan de facto dicha sentencia y prohíben la deportación de extranjeros que residen ilegalmente en el territorio nacional.

La frontera social que mantienen la gran mayoría de los dominicanos, resiste un embate brutal de una cultura extraña, cargada de violencia, vudú, ignorancia, enfermedades, campañas de descrédito internacional e irrespeto a nuestras leyes, cultura y costumbres.

Ante esta realidad la Nación Dominicana le esgrime a sus enemigos externos e internos las palabras de nuestro patricio Juan Pablo Duarte:

“ENTRE DOMINICANOS Y HAITIANOS NO ES POSIBLE UNA FUSION”.

Es hora que los ilegales regresen a Haití a desarrollarlo, a construir el orgullo del estado haitiano que tenían sus ancestros;  esta tierra dominicana no les pertenece, aquí no se van a quedar, cueste lo que cueste, digan lo que digan, pase lo que pase; República Dominicana es de los dominicanos y la defenderemos.

Image may contain: one or more people and crowd

Dominicanos,  es el tiempo de unirnos, de decidir: qué, cómo y cuándo haremos lo necesario para acabar con todas estas difamaciones, ignominias y abusos.

Juramos aquí ante sus tumbas sagradas, que los laureles que ciñen sus frentes en la memoria histórica de la RD, no serán marchitados por el oprobio de la entrega vergonzosa de su obra magna, a la que dedicaron ustedes sus vidas, familias y bienes.

Juramos nuestra vocación irrenunciable nutrida de gratitud eterna, de defender el legado de un pueblo al que ustedes llevaron de las manos al sagrado templo de la dignidad, de ser libres, independientes y soberanos.

Juramos como hoy lo hacemos al responder a esta cita, convocados por el estruendo del trabucazo de hace 174 años, haciendo acopio de honor, coraje y entereza;  luchar contra los planes siniestros de dominicanos traidores y potencias extranjeras, de destruir su augusta herencia.

Dios, patria y libertad

Que vivan Duarte, Sánchez y Mella

Viva República Dominicana

MESA DE COORDINACION NACIONALISTA