Imágenes provistas por la NASA muestran la capa de ozono sobre la Antártida: izquierda, septiembre de 2000, y derecha, septiembre de 2018.

WASHINGTON, 6 de noviembre.- La capa de ozono finalmente se está recuperando del daño causado por los aerosoles y los refrigerantes, según un nuevo informe de las Naciones Unidas.

La capa de ozono había estado disminuyendo desde finales de los años setenta. Los científicos dieron la alarma y los productos químicos que agotan la capa de ozono fueron eliminados progresivamente en todo el mundo.

Como resultado, la capa superior de ozono sobre el Hemisferio Norte debería repararse por completo en la década de 2030 y el agujero de ozono de la Antártida debería desaparecer en la década de 2060, según una evaluación científica publicada el lunes en una conferencia en Quito, Ecuador. El hemisferio sur se retrasa un poco y su capa de ozono debería ser curada a mediados de siglo.

• “Son muy buenas noticias”, dijo el copresidente del informe, Paul Newman, científico jefe en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

“Si las sustancias que agotan la capa de ozono hubieran seguido aumentando, habríamos visto enormes efectos. Paramos eso”.

• El ozono protege a la Tierra de los rayos ultravioleta que causan cáncer de piel, daños a los cultivos y otros problemas.

El uso de productos químicos fabricados por el hombre, llamados clorofluorocarbonos (CFC), que liberan cloro y bromo, comenzó a devorar el ozono. En 1987, los países de todo el mundo acordaron en el Protocolo de Montreal eliminar los CFC y las empresas propusieron reemplazos para las latas de aerosol y otros usos.

En su peor momento a fines de la década de 1990, aproximadamente el 10 % de la capa superior de ozono se agotó, dijo Newman. Desde el año 2000, ha aumentado entre un 1 y un 3 por ciento por década, según el informe.

Este año, el agujero de ozono sobre el Polo Sur alcanzó su punto máximo en casi 24,8 millones de kilómetros cuadrados. Eso es aproximadamente un 16 por ciento más pequeño que el agujero más grande registrado: 29,6 millones de kilómetros cuadrados en 2006.

El agujero alcanza su punto máximo en septiembre y octubre y desaparece a fines de diciembre hasta la próxima primavera del hemisferio sur, dijo Newman.

La capa de ozono comienza a aproximadamente 10 kilómetros sobre la Tierra y se extiende a lo largo de casi 40 kilómetros.

Si no se hubiera hecho nada para detener la disminución, el mundo habría destruido dos tercios de su capa de ozono para 2065, dijo Newman.

Pero aún no es un éxito total, dijo Brian Toon, de la Universidad de Colorado, quien no formó parte del informe. Otro problema es que la nueva tecnología ha encontrado un aumento en las emisiones de un CFC prohibido en el este de Asia, señaló el informe.

Y los reemplazos que se usan ahora para enfriar los automóviles y los refrigeradores deben sustituirse con productos químicos que no empeoren el calentamiento global, dijo Newman. Una enmienda al Protocolo de Montreal que entrará en vigencia el próximo año reduciría el uso de algunos de esos gases. “No creo que podamos declarar victoria hasta 2060”, dijo Newman. “Eso le tocará a nuestros nietos”. (Fuente: Voz de América)