SANTO DOMINGO, 24 de enero.- Un tribunal dominicano ordenó el martes tres meses de prisión preventiva contra dos doctoras acusadas por más de 20 pacientes de haberles provocado deformaciones físicas al realizarles procedimientos estéticos.

Se trata de una de las pocas ocasiones en las que profesionales de la medicina estética enfrentan arrestos en un país donde varias mujeres mueren cada año durante cirugías plásticas.

Las hermanas Pamela y Serena Stefani fueron acusadas por 24 pacientes —23 mujeres y un hombre— por haberles provocado lesiones graves y deformaciones al presuntamente realizarles un procedimiento denominado hidrolipoclasia aspirativa con la meta de reducir la grasa corporal.

Danilo Lapaix, uno de los abogados de las víctimas, aseguró que las hermanas Stefani han ejercido la medicina estética y reconstructiva de manera ilegal, “dejando secuelas de imposible reversión”.

Ambas acusadas insistieron en diversas ocasiones en que estaban calificadas para realizar el procedimiento estético no invasivo, que usa una solución salina para reducir la grasa, y que no cometieron ninguna falta.

Las investigaciones de la fiscalía y del Ministerio de Salud determinaron que los métodos usado en la clínica “Centro Stefani Stetic”, propiedad de ambas hermanas, sí era invasivo y correspondía a cirugías que se realizaban en condiciones no apropiadas.

El Ministerio de Salud determinó que la clínica no contaba con el permiso para realizar cirugías y tampoco tenía la infraestructura necesaria para hacerlas. Esta institución había ordenado el cierre de la clínica a mediados del año pasado, luego de que las víctimas comenzaran a presentar sus reclamos.

Las hermanas Stefani deberán permanecer en la cárcel durante tres meses en espera de que comience el juicio de fondo, de acuerdo con la decisión de la jueza Evelyn Rodríguez.

Juan Anico, abogado de las hermanas, consideró como exagerada la decisión del tribunal, al considerar que sus clientes podían esperar el juicio en arresto domiciliario.

En la última década, República Dominicana se ha convertido en un destino frecuente de mujeres que viajan desde otros países, especialmente de Estados Unidos, para realizarse cirugías estéticas debido al bajo costo de esos procedimientos.

En 2017, al menos nueves mujeres residentes de Estados Unidos presentaron infecciones graves en la piel provocadas por bacterias luego de someterse a cirugías estéticas en República Dominicana. Otras cinco mujeres que viven en el país caribeño murieron.AP