Santo Domingo, 06 de julio.- La Colectiva Mujer y Salud expresa su indignación en relación a los casos de pedofilia que vienen sucediendo durante décadas en la República Dominicana dentro de las iglesias, sin que las autoridades competentes den respuestas satisfactorias a las víctimas y sus familiares.

De acuerdo con Cinthya Velasco Botello, directora de la organización, uno de los casos más recientes y graves, fue presentado por la periodista Nuria Piera, sobre la historia del padre Fray Miguel Florenzan Ulloa, acusado de violar sexualmente a un joven cuando tenía apenas 16 años de edad y cursaba el sexto grado de básica en el Colegio Agustiniano de La Vega, donde labora el cura.

Imagen relacionada

“No son uno ni dos lo casos relevados por medios de comunicación, y los que no salen a la luz pública de padres o miembros activos dentro de las iglesias imputados por agresiones sexuales contra nuestros niñas, niños y adolescentes, expresó Velasco.

Algunos de los casos de agresiones sexuales, han estremecido la sociedad dominicana en los últimos años, según cita Velasco, lo ocurrido en el Albergue de Higüey, el Caso del obispo Príamo Tejeda en San Cristóbal, del sacerdote Alberto Zacarías Cordero Liriano en Bonao, del polaco Wojciech Gil y el registrado en San Rafael del Yuma, La Altagracia, donde 13 menores recluidos en un hogar de cuidado fueron violados, todos los casos sin consecuencias legales en la República Dominicana.

En el caso del ex obispo Príamo Tejeda, en Estados Unidos se registra la denuncia de un caso en el 2007 donde un ciudadano cubano reporto el abuso ante las autoridades del Condado de Broward, Florida y el sacerdote fue separado del trabajo y sometido a la justicia.

VER CASO en los EE.UU: Suit charges sex abuse by priest

La impunidad  en la justicia dominicana

Resultado de imagen para Miguel Florenzan Ulloa,

“Las autoridades no han tomado las medidas necesarias para atender las denuncias y no han adoptado políticas y prácticas que eviten y reparen los casos dentro de las iglesias y fuera de ellas. La impunidad impera en todos los órdenes en República Dominicana”, dijo Velasco Botello.

Destaca que es recurrente la cultura del silencio de obispos y cardenales  a nivel mundial para encubrir los delitos de los sacerdotes, como el caso dominicano y el reciente en Chile, lo que ha desacreditado, deteriorado la imágen y credibilidad de la Iglesia Católica, la de República Dominicana está incluida en esa lista. En esta lista se incluyen Pastores de iglesias de otras denominaciones.

Según explica la directora de la Colectiva Mujer y Salud, todas las niñas, niños y adolescentes debe de estar protegidos en estricto apego a la Convención sobre los Derechos de los Niños, y en el país se violentan con frecuencia y en diferentes ámbitos sus derechos.

Finalmente hace un llamado al gobierno para que los niños, niñas y adolescentes sean protegidos contra toda forma de abuso, porque es un crimen y una violación severa a los Derechos de la Niñez.