MIAMI, FLORIDA, 9 de enero.- Funcionarios federales de los Estados Unidos, tras la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), estudian expulsar a varios países del acuerdo paralelo con la región centroamericana, a través del Tratado de Libre Comercio con República Dominicana y Centroamérica (DR-CAFTA, en inglés), de acuerdo a una publicación de El Nuevo Herald.

“Estamos muy preocupados con el avance de Nicaragua hacia el autoritarismo, y los lazos cuestionables de República Dominicana y El Salvador con China”, expresó la fuente.

Nicaragua, El Salvador y la República Dominicana son países que recientemente se han visto en la mira de la administración del Presidente Trump.

“Como Estados Unidos ha dejado en claro, no permitiremos que nuestros acuerdos comerciales, incluido el CAFTA-DR, se conviertan en una puerta trasera para beneficiar a economías que no respetan el mercado y son actores represivos en la región”, añadió.

Sacar a esos tres países del CAFTA, o el CAFTA-DR, como se le conoce mejor, no necesariamente les impediría vender sus productos en Estados Unidos, pero estarían sujetos a aranceles más elevados, que estaban en vigor antes del acuerdo, firmado en el 2005.

Vale decir, que se implica desestimar las preferencias arancelarias contempladas en el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (DR-Cafta), mediante la imposición de un aumento de aranceles a productos exportados a al mercado de los Estados Unidos y sus territorios continentales.

No se reforma reacciones de los países mencionados en el reportaje.