DANANG, VIETNAM, 12 de noviembre.- El presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, están de acuerdo en que no hay “solución militar” posible a la guerra en Siria, anunciaron este sábado Moscú y Washington en un comunicado conjunto.

“Los presidentes están de acuerdo en decir que el conflicto en Siria no tiene solución militar” y confirmaron su “determinación para vencer al Estado Islámico (EI)”, según un comunicado publicado en la página web del Kremlin y por la Casa Blanca.

Los dos jefes de Estado participaron en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en Danang, Vietnam.

Durante el encuentro, se saludaron en dos ocasiones e intercambiaron algunas palabras, sin llegar a reunirse formalmente a solas.

“Los presidentes confirmaron su compromiso en la soberanía de Siria, su independencia, su unidad, su integridad territorial y su naturaleza secular” y pidieron a todas las partes que participen en las discusiones auspiciadas por la ONU en Ginebra, indica el comunicado conjunto.

El mando militar ruso ha acusado recientemente a Estados Unidos de “hacer como si” combatiera al EI en Irak, y de obstaculizar la contraofensiva apoyada por Rusia en el este de Siria.

“Los presidentes también trataron la necesidad de reducir el sufrimiento humano en Siria, y llaman a todos los países miembros de la ONU a aumentar su contribución para cubrir las necesidades humanitarias en los próximos meses”, añade el texto.

– Ambos satisfechos –

Rusia lleva a cabo en Siria una campaña de bombardeos desde 2015, en apoyo al presidente Bashar al Asad, lo que provocó un vuelco al conflicto en su favor.

Según la declaración conjunta, los dos países “están satisfechos” con los esfuerzos realizados para evitar incidentes entre sus fuerzas respectivas en Siria “lo que ha hecho aumentar de forma considerable las pérdidas del EI en el campo de batalla en estos últimos meses”.

Desde 2011 y el inicio del sangriento conflicto en Siria, todas las iniciativas para intentar poner fin a esta guerra han fracasado. El principal escollo son las diferentes posiciones sobre el futuro del presidente Asad.

El conflicto ha causado más de 330.000 muertos y millones de desplazados.

Según responsables del departamento de Estado que solicitaron el anonimato, el comunicado común, fruto de “varios meses de intensas discusiones”, fue finalizado al margen de la cumbre por los jefes de la diplomacia norteamericana y rusa, Rex Tillerson y Serguei Lavrov.

Marca además el compromiso de Rusia con las negociaciones de paz de la ONU, comentaron responsables norteamericanos.

– Más conversaciones –

Durante la Asamblea general de la ONU “manifestamos claramente que no habría ayuda alguna a la reconstrucción de Siria mientras no haya proceso político digno de ese nombre”, indicó uno de ellos en un encuentro con la prensa en Washington.

Un nuevo ciclo de conversaciones sobre Siria se desarrollará a partir del 28 de noviembre en Ginebra bajo la égida de la ONU, para intentar poner un término a la guerra, anunció el jueves el emisario de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, que ya organizó siete sesiones de conversaciones entre el régimen sirio y la oposición, sin lograr superar el principal obstáculo relativo al futuro del presidente Bashar Al Assad.

La guerra en Siria causó más de 330.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.
Durante la campaña presidencial, Trump halagó en varias ocasiones al jefe del Kremlin y solía afirmar: “Tendremos una relación maravillosa con Putin y con Rusia”.

Pero las acusaciones de colusión entre su entorno y el Kremlin y una serie de contenciosos entre los dos países ensombrecieron la relación.

El ex hombre de negocios neoyorquino y el exjefe del exKGB sostuvieron de momento una sola verdadera reunión, en julio pasado al margen del G20 en Alemania.