Planta Punta Catalina bajo construcción

SANTO DOMINGO, 15 de Junio.- Una de las obras principales y mas costosa realizada en la República Dominicana por la acusada y condenada firma brasileña Odebrecht, Planta Punta Catalina, sigue siendo objeto de endeudamiento no programado al país.

La presente administración del Presidente Danilo Medina anuncia a través del Ministerio de Hacienda haber colocado Bonos Soberanos por US$500 millones de dólares a una tasa de 5.10% pagadero a 10 años. Las condiciones de financiamiento de fuentes anteriores fueron a mayor largo plazo y menos de 3% como tasa de interés.

El gobierno no ha dado nombre de los nuevos acreedores o adquirientes de los Bonos Soberanos colocados hasta el momento. Medios locales han publicado que no se han encontrado registros en la Bolsa de Valores de Nueva York ni otros centros financieros de Estados Unidos, como en anteriores ocasiones.

En semanas recientes el Vicepresidente de la CDEE Rubén Bichara Jiménez había declarado públicamente que dicha obra confrontaba problemas de apoyo financiero de los bancos europeos, pero ellos estaban determinados a terminar la obra. Dichas fuentes de financiamiento se habrían abstenido de continuar otorgando recursos por recomendación de sus accionistas, en cautela por las investigaciones sobre alegada corrupción del caso Odebrecht con la que Planta Punta Catalina se habría aprobado y puesto en marcha.

Por su parte, el ministro de Hacienda Donald Guerrero, en rueda de prensa con medios locales, externó que con “este financiamiento de 500 millones de dólares se cubre el 100% del cronograma de financiamiento presentado por la CDEEE para la construcción de esta obra. El Gobierno ha invertido más de 1,400 millones de dólares de fondos propios”.

Notas del financiamiento

De acuerdo a lo reportado, la Planta de carbón Punta Catalina cuya construcción se inició en 2014, conllevan una inversión estimada de US$2 billones de dólares, de los que el Estado contrató financiamiento por US$1,288 millones.

De ese total, los bancos europeos aportarían al Estado dominicano US$632.5 millones, de los que faltan por desembolsar US$271 millones.

Comité Critica bonos soberanos para financiar a Punta Catalina

El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático calificó como un abuso de poder la reciente emisión de US$500 millones de bonos para el pago de deudas por préstamos externos.

Criticó que se acuda a entidades crediticias no reguladas en la bolsa de valores de Nueva York para financiar a Punta Catalina con el propósito de mantener el contrato de Odebrecht en dicha obra.

“Esta emisión de bonos y su venta en el mercado internacional no regulado es el más reciente acto de abuso de poder del gobierno en la construcción de las dos plantas de carbón de Punta Catalina”, expresó.

Dijo que en vez de rescindir el contrato de Odebrecht en Punta Catalina e inhabilitar a esta empresa de por vida como contratista del Estado, como lo establece la Ley No. 340-06 sobre Contrataciones Públicas, el gobierno persiste en continuar aun cuando pierda el financiamiento europeo por este motivo.

“El gobierno vendió estos bonos por fuera de la Ley de Valores de EUA de 1933, en un mercado en el que actúan agentes crediticios sin la regulación de la bolsa de valores de Nueva York ni de ninguna otra entidad”, añadió el comité.

Con estos bonos el país pagará el doble de los intereses y en menos tiempo que con el financiamiento europeo. Mientras el préstamo europeo es a una tasa de 2.275% anual pagadero en 15 años, estos bonos han sido negociados a una tasa de 5.10% a diez años, o sea el doble del financiamiento europeo, para ser amortizados en mucho menos tiempo.

“Es bueno aclarar que la tasa de interés de estos bonos como los demás no es fija. Varían dependiendo de múltiples factores de la economía y del nivel riesgo-país”, agregó.

Dijo que la mayor parte de la inversión que el gobierno ha realizado en Punta Catalina es ilegal y anticonstitucional, debido a que ha provenido del ahorro de la factura internacional del petróleo desviado hacia esta obra sin estar consignado este destino en la Ley de Presupuesto de la Nación o sin haber sido previamente autorizado por el Congreso Nacional.

Destacó que en esta carrera alocada y desesperada para financiar a Punta Catalina, el gobierno atacó a los fondos de pensiones de los trabajadores de los cuales pretendía sacar 600 millones de dólares para esta obra, sometió al Banco de Reservas a continuos préstamos para cubrir las operaciones de Punta Catalina sin respetar las medidas prudenciales, lo que colocó a este banco fuera del encaje legal.

“Desde que el Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico y Social del Brasil (BNDES) no pudo desembolsar el financiamiento de 636 millones de dólares, a causa de la implicaciones de Odebrecht en el escándalo de Lava Jato y por estar este préstamo bajo sospecha de tráfico de influencias, el gobierno debió rescindir el contrato con Odebrecht por incumplimiento de esa empresa de la condición “Llave en mano” establecida en el contrato de construcción”.

Sin embargo, indicó que el gobierno continúo con Odebrecht supliendo el crédito perdido precisamente a causa de la conducta corrupta de esta empresa, con el financiamiento interno, completamente ilegal e inconstitucional que en otro país medianamente institucionalizado le hubiera costado el puesto al Presidente de la República.

Relató que después de haber estallado el mega escándalo de Odebrecht por confesión propia ante autoridades judiciales de EUA, Suiza y Brasil, el 21 de diciembre pasado, el gobierno ha protegido esta empresa con un acuerdo que la exime de la persecución penal por sus actuaciones delictivas, y ante la suspensión del desembolso del crédito europeo por la corrupción de Odebrecht ha optado por sustituir este financiamiento por el de los bonos internacionales más caro y en perores condiciones.

El país debe detener esta cadena de abusos de poder y someter a la ley al gobierno y al Presidente Danilo Medina para que no continúe afectando a la economía nacional y a los sectores más vulnerables de nuestro pueblo, en aras de un proyecto inmensamente contaminante y corrupto como es la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina.

TEAM DE REDACCION