Representante John Conyers (D) por Michigan.

Miami, Floridaa, 26 de noviembre del 2017.- El decano de los congresistas demócratas en el poderoso Comité Judicial de la Cámara de Representantes e ícono de la lucha por los derechos civiles en los años 60’s en los Estados Unidos, el Representante John Conyers (D-Michigan), acaba de anunciar que renunciará a su posición en el Comité Judicial, aunque no piensa, por el momento, renunciar a su curul como representante federal.

Esta decisión sigue al descubrimiento por parte de Buzzfeed de que la oficina de Conyers le pagó –con fondos federales- unos US$27,000.00 a una ex-empleada de su oficina, quien supuestamente había sido despedida por haber rechazado los avances sexuales del congresista de Michigan. Otras supuestas víctimas de Conyers ya han empezado a revelar, y por ende, confirmar la duda razonable de que Conyers es, como mínimo, un hostigador sexual en serie en contra de las mujeres que trabajan o han trabajado dentro su aura de influencia.

En Julio 28 pasado, John Conyers, miembro de la Conferencia Negra del Congreso de los Estados Unidos (Black Caucus) -y la cual apoya su renuncia- fue uno de los 16 representantes demócratas que firmaron una carta dirigida al Secretario de Estado Rex Tillerson, demandando que la diplomacia americana ejerciera extraordinaria presión sobre la República Dominicana para que aceptara como buenos y válidos los certificados de nacimiento fraudulentos presentados por ciudadanos de ascendencia haitiana ante la Junta Central Electoral (JCE).

 Representante John Conyers (D) por Michigan

En esa carta, John Conyers y sus colegas se hicieron eco de la acusación de la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos de que la JCE era un “aparato institucional que reproducía la discriminación” en contra de los ciudadanos haitianos nacidos en territorio dominicano, dentro del contexto acusatorio de “apatridia”, que procura como remedio el legalizar como dominicanos a todos estos ciudadanos haitianos. Sin embargo, tanto Haití como la República Dominicana, bajo el principio universal de Jus Sanguinis, reconocen con la nacionalidad inmediata a los hijos de sus ciudadanos donde quiera que éstos nazcan. A la fecha, no está clara la posición del Secretario de Estado al respecto de la solicitud de estos congresistas.

“Yo y mi familia esperamos ser reivindicados por el Comité de Etica de la Cámara de Representantes”, dijo Conyers, quien pide “justicia básica y nada menos” tanto para él como para cualquier otro miembro del Congreso.