SANTO DOMINGO, 4 de diciembre.- La República Dominicana no firmará el Pacto Migratorio auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), atendiendo a las protestas y pedido masivo del pueblo y de todas las fuerzas políticas, sociales, empresariales y de las comunidades del exterior durante los días recientes.

La información fue ofrecida por el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal, en una rueda de prensa desde el Palacio Nacional. (Foto fuente externa)

Espinal dijo que el presidente Danilo Medina impartió hoy instrucciones para que no se firme ni se adopte el Pacto Mundial para la Migración Segura y Regular de la ONU, previsto para el próximo 10 y 11 de diciembre en Marruecos.

Medina dispuso además que el Gobierno dominicano no esté presente en la conferencia intergubernamental que se celebrará en dicho país, con el fin de aprobar el referido pacto.

“El Gobierno dominicano comunicará al Secretario General de las Naciones Unidas, por los canales diplomáticos correspondientes, la razón por las cuales el Estado dominicano no firmará el pacto, atendiendo las condiciones particulares de la República Dominicana”, refirió.

Los demás países que han decidido no firmar el pacto son Estados Unidos, Hungría, Austria, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia, la República Checa e Italia y otros más. Este último prefirió enviar la decisión al Parlamento antes de brindar una posición formal.

El documento del presidente Danilo Medina dice que el país tiene presiones y desafíos migratorios resultantes de una isla con dos países y que por ende existen desbalances en materia económica, social, medioambiental y de seguridad. (Foto fuente externa)

“Si bien el pacto tiene innumerables disposiciones que son bien vistas por el Gobierno dominicano, así como la gran mayoría de los gobiernos alrededor del mundo, también tiene disposiciones que resultan contrarias al interés nacional”, manifesta el documento, que fue leído por Flavio Darío Espinal.

“Aunque el pacto no tiene carácter vinculante por no tratarse de un tratado internacional estrictamente hablando, su adopción generaría compromisos al Estado dominicano que podrían socavar su capacidad para hacer valer sus normas migratorias e implementar con eficacia las políticas migratorias que el cumplimiento de esas normas exige”, manifestó en una rueda de prensa en el Palacio Nacional.

Asimismo, dijo que la firma del pacto crearía compromisos internacionales que podrían limitar al país a dar respuestas o soluciones a los problemas que ocurren en la frontera. También la unión al acuerdo tendría como consecuencia innumerables cargas que podrían “desbordar con creces los recursos del país”.

“El Gobierno dominicano tiene que responder también al sentir nacional. La adopción de un pacto de esta naturaleza, por lo que envuelve y por las implicaciones que tiene, requiere de un consenso básico en la sociedad dominicana que no parece existir en las actuales circunstancias.

VIDEO DEL GOBIERNO