Rose McGowan

Fue una de las primeras voces en alzarse para romper el pacto de silencio que Harvey Weinstein había construido a su alrededor. Por eso, el discurso de Rose McGowan en la Convención de Mujeres celebrada en Detroit fue uno de los más esperados por las asistentes, este viernes por la mañana.

En su primera aparición pública luego de que un artículo de The New York Times desenmascarara al fundador de The Weinstein Company y expusiera su historial de acosos y abusos, la actriz brindó un encendido alegato sobre la necesidad de que las mujeres den un paso al frente y se hagan valer frente al machismo imperante.

“Lo que ocurre en Hollywood puede parecer algo aislado, pero no lo es. Es el sistema de mensajes que son enviados a tu cerebro, es el espejo que te dan para que te mires”, dijo la ex Charmed, frente a un auditorio de 5 mil personas. “Pero todo está dicho cuando hay un 96 por ciento de hombres en la Directors’ Guild of America [la organización que agrupa a los realizadores en Hollywood]. Ese porcentaje no ha variado desde 1946, asi que se nos da una única visión. Y conozco a los hombres detrás de esa única visión… Es tiempo de hacer limpieza”.

“Yo guardé silencio durante 20 años. Me llamaron puta, me avergonzaron, me acosaron, me calumniaron. ¿Y saben qué? Soy sólo una persona como ustedes. (…) Por todas las que hemos sido menospreciadas. Por todas las que hemos sido agarradas de nuestras vaginas. No más. Ponele un nombre, avergonzalo y contalo. Unánse a mí”, continuó, arengando al auditorio a visitar su sitio web RoseArmy.com, una plataforma que ayuda a las víctimas de acoso y de abuso sexual a hablar de sus experiencias. “Nosotras hablamos, nosotras gritamos, nosotras estamos acá. No nos vamos a ir. Mi nombre es Rose McGowan y soy valiente y estoy con vos”, finalizó con su puño en alto.