NUEVA YORK, 25 de septiembre.- “Si queremos crear un mundo más pacífico, sostenible y próspero para todos, y cumplir las metas del Programa de Desarrollo Sostenible para 2030, necesitamos que los jóvenes lideren”, bajo esta premisa el Secretario General de las Naciones Unidas lanzó este lunes la estrategia Juventud 2030.

La nueva estrategia tiene por objetivo fortalecer y aumentar los esfuerzos que sirvan para satisfacer las necesidades de los jóvenes, hacer realidad sus derechos y reconocer sus contribuciones positivas como agentes de cambio tanto a nivel mundial, como regional y nacional.

António Guterres recordó que las próximas generaciones de jóvenes se enfrentan a múltiples desafíos como la falta de empleo, formación o estudios, la violencia y los conflictos armados, la transformación del mercado laboral o el impacto del cambio climático.

Sin embargo, destacó que son “una gran fuente de innovación, ideas y soluciones”, impulsores del cambio en el campo de la tecnología, en la acción climática y a la hora de demandar sociedades justas e inclusivas.

“Durante muchas décadas, las Naciones Unidas han trabajado en favor de los jóvenes. Pero con Juventud 2030, quiero que las Naciones Unidas se conviertan en un líder del trabajo con los jóvenes: en la comprensión de sus necesidades, en la ayuda para poner en práctica sus ideas, en la garantía de que sus puntos de vista informen nuestros procesos”, destacó.

Cinco puntos clave para su impulso

Guterres destacó que la estrategia se basa en cinco áreas de actuación prioritarias.

En primer lugar, busca abrir nuevas vías para atraer e involucrar a los jóvenes y amplificar sus voces, asimismo busca reforzar el compromiso para que puedan acceder a los servicios de educación y salud, y priorizar su capacidad económica, que se encuentra al frente de las estrategias de desarrollo de la ONU, centrándose en la formación y el empleo.

Trabajar para garantizar que se respeten sus derechos y promover su compromiso cívico y político, junto a mejorar  el apoyo a los jóvenes en conflictos y crisis humanitarias, conforman la totalidad de la estrategia.

El Secretario General indicó que su Enviada para la Juventud, Jayathma Wickramanayake, desempeñará “un papel clave” en la elaboración de la estrategia y, a su vez, aprovechó el lanzamiento para presentar la primera asociación de ésta, llamada “Unlimited Generation” (Generación Ilimitada).

La iniciativa, que cuenta con la participación de gobiernos, el sector privado, el mundo académico, organizaciones internacionales y la sociedad civil, tiene como objetivo garantizar que todos los jóvenes vayan a la escuela, reciban formación o tengan empleo para el año 2030.

Se centrará en las aptitudes para el aprendizaje, el empleo y el empoderamiento, especialmente de las niñas.

La población joven predomina en los países en desarrollo

El presidente de Rwanda y copresidente de “Unlimited Generation”, Paul Kagame, destacó que la iniciativa representa un “punto de inflexión” y llega “en el momento adecuado”.

“Las Naciones Unidas no pueden ser relevantes para todos los pueblos, sin una respuesta a las aspiraciones de los jóvenes del mundo.  Al fin y al cabo, la mayor parte de la población de los países en desarrollo está formada por jóvenes”, manifestó.

Uno de los organismos de la ONU que desarrolló el proyecto fue UNICEF.

Su directora ejecutiva, Henrietta Fore, explicó que está constantemente en contacto con los jóvenes en sus viajes alrededor del mundo y que escucha atentamente sus ideas y su visión de futuro.

Sin embargo, también presta atención a sus preocupaciones entre las que listó la falta de aptitudes educativas necesarias, su inquietud ante la falta de trabajo y “la violencia en sus hogares, en la escuela, en internet y en sus comunidades”.

Entre las prácticas que ya están en marcha anunció un programa en Argentina que conecta a estudiantes de zonas rurales lejanas con profesores a través de tecnología digital.

En relación con la tecnología, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, indicó las altas expectativas que genera la banda ancha a la que tendrá acceso todo el mundo el año 2025.

“Cuando las aspiraciones y las oportunidades van juntas de la mano se obtiene un crecimiento económico dinámico “, explicó.

Pese a ello, apuntó que muchos países no están preparados para los rápidos cambios que se producen en los mercados laborales “todo nos indica que cada trabajo será más exigente digitalmente y requerirá habilidades como la perseverancia o la determinación, factores que no se enseñan lo suficientemente bien en las escuelas de hoy”, advirtió.