SANTO DOMINGO, 6 de abril.-El otrora creciente sector industrial en la República Dominicana ha sido motivo de muchas atenciones y reflexiones en el empresariado debido a que muchos estarian viendo mermar sus influencias comerciales en las preferencias del creciente mercado de consumidores dominicano.
El estado dominicano tiene la entidad PROINDUSTRIA, creada mediante la Ley No.392-07 de fecha 4 de diciembre del 2007, denominada Ley de Competitividad Industrial, un ente regulador y representativo para el desarrrollo del Sector Industrial del país, y cuya responsabilidad principal es hacer efectivamente competitiva la industria nacional.

Presidente de AIRD lanza un grito para defender industria

El presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), Campos de Moya, lanzó un grito en defensa de la industria nacional por el impacto negativo que ha tenido la apertura del mercado local sin la presencia de una política industrial que haga competitiva la producción nacional, por lo que afirmó que en el país hay un proceso de desindustrialización cada vez más profundo que es necesario revertir.

El empresario lamentó que después de dar término a la política de sustitución de importaciones en la década de 1970, y de haber apoyado una incipiente industrialización a través de instrumentos financieros y otros incentivos, República Dominicana abrió sus fronteras sin haber definido estrategias intersectoriales, de valor agregado y sin ninguna estrategia de política industrial.

Resultado de imagen para campos de moya

De Moya hizo el pronunciamiento durante un acto organizado por la AIRD con motivo de la celebración del Día de la Industria Nacional y la entrega del Premio Periodístico George Arzeno Brugal, con la presencia de funcionarios del Gobierno y líderes empresariales.

El presidente de la AIRD expresó en su discurso que los cambios en el sector industrial han sido dramáticos y que a pesar de ser uno de los sectores de la economía con mayor estabilidad en su crecimiento, este ha sido el que ha crecido menos en promedio con respecto al resto de la economía dominicana.

Planteó que una verdadera política comercial no es aquella que solo se enfoca en visualizar oportunidades de acceso a mercados externos, sino también, y sobre todo, a defender la producción y el mercado.
“Es positivo crear una política enfocada hacia las exportaciones, ¡qué bueno que el Gobierno declaró este año el Año del Fomento a las Exportaciones!, sin embargo, no ganamos nada si duplicamos las exportaciones pero importamos 20 veces lo que exportamos. Lo que producimos aquí produce empleos aquí, genera impuestos aquí, mueve la economía de aquí y ahorra divisas a nuestro país”, argumentó.

Consideró que no hay que volver los ojos a puntos tan distantes para darse cuenta que algunos países de América Latina han estado y están impulsando políticas productivas que fomentan y fortalecen su industrialización, como Colombia, Argentina y Chile.

Destacó que los especialistas entienden por política industrial el conjunto de políticas comerciales, de asignación de recursos financieros, políticas de ciencia y tecnología, de compras gubernamentales, de inversión extranjera directa, de propiedad intelectual, de acumulación de conocimientos, información y habilidades, que cuentan con un marco institucional eficiente.
Agregó que en el país no se puede seguir contando con una estructura fiscal y procedimientos administrativos que favorezcan la importación en lugar de los encadenamientos productivos entre sectores.
Para que tengan solo un ejemplo, para vender desde una industria nacional sin ITBIS a una empresa ubicada en un régimen fiscal especial como zona franca u hotel, la industria debe solicitar más de cuatro permisos y agotar un proceso que puede durar hasta 60 días, mientras que esa misma empresa de zona franca o ese hotel puede importar ese bien sin ITBIS y arancel en un solo día, con solo digitar su régimen fiscal en el sistema de aduanas. HOY

 ARTICULO RELACIONADO:  Se desindustrializa la República Dominicana y se pierde más 77 mil empleos en una década