WASHINGTON, 6 de octubre.- Un profundamente dividido Senado de Estados Unidos confirmó el sábado el nombramiento del juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema, después de que los republicanos rechazaron las acusaciones de agresiones sexuales en su contra y dieron una gran victoria al presidente, Donald Trump.

En una votación por 50-48, el Senado otorgó el trabajo vitalicio a Kavanaugh, de 53 años, tras semanas de duro debate sobre violencia sexual, abuso del alcohol y privilegios que convulsionaron a la nación a falta de pocas semanas para las elecciones congresionales del 6 de noviembre.

“Aplaudo y felicito al Senado de EEUU por confirmar a nuestro GRAN NOMINADO, el juez Brett Kavanaugh, para la Corte Suprema de Estados Unidos”, escribió Trump en Twitter tras la elección. “Más tarde en el día firmaré su Comisión de Nombramiento y jurará oficialmente. ¡Muy excitante!”.

Imagen relacionada

La decisión del Senado implica que se probable que el más alto tribunal estadounidense transite por un camino más conservador durante tal vez una generación y es un duro revés para los demócratas, que ya están sufriendo por el control republicano de la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso.

La nominación de Kavanaugh se convirtió en un intenso drama político y personal cuando la profesora universitaria Christine Blasey Ford le acusó de agredirla sexualmente cuando eran estudiantes universitarios en un rico barrio de Washington en 1982. Otras dos mujeres le acusaron en los medios de conducta sexual inapropiada en los años 80.

Kavanaugh contraatacó con fuerza, negando las acusaciones en un testimonio irritado y lleno de lágrimas ante el Comité Judicial del Senado que fue visto en vivo por la televisión por unos 20 millones de personas.

Trump respaldó a Kavanaugh, un juez federal de apelaciones con un historial de defensa de las causas republicanas, y se burló esta semana del testimonio de Ford. Reuters