MIAMI, FLORIDA, 27 de septiembre.- Los efectos devastadores del huracán María sobre la isla de Puerto Rico, además de los dejados por el huracanes Irma y José han reflejado la difícil situación de lo que representa el “status” de Estado Libre Asociado de la isla, ya que no tiene las prerrogativas de ser un estado más de la unión americana subyugados a un gobierno Federal, pero al mismo tiempo tienen la libertad de auto gobernarse a nivel interno, emitir leyes y disposiciones económicas y hasta decidir en qué tipo de status quieren gobernarse.

El Estado Libre Asociado, no es una colonia, pero tampoco un país independiente, sino que está subordinado a otro por convenciencia de sus ciudadanos. Puerto Rico es un territorio de los Estados Unidos sujeto a la autoridad y poderes plenipotenciarios del Congreso de los Estados Unidos luego de ser entregada por España como parte de los acuerdos del Tratado de París de 1898.

Los puertorriqueños en la isla no pueden votar por el Presidente de los Estados Unidos, pero si están en territorio norteamericano como ciudadanos pueden hacerlo. Sin embargo, en las primarias de los partidos, los votos internos son sumanos a los condidatos que correrán para elecciones generales norteamericanas. Así se vieron a varios ex presidentes y candidatos viajar a la isla a hacer campaña electoral.

Los Estados Unidos tienen la responsabilidad de proteger el territorio de Puerto Rico, como ciudadanos estadounidenses y en esa virtud controlan las Aduanas e Inmigración en la isla.

CONOZCA EL ACTA JONES de 1917: LA RELACION ESTADOS UNIDOS Y PUERTO RICO

La Ley Jones-Shafroth fue promulgada el 02 de marzo del año 1917, también conocida como la Ley Jones de Puerto Rico o el Acta Jones de Puerto Rico, es una ley del Congreso de los Estados Unidos, firmada por entonces presidente Woodrow Wilson que estableció un gobierno civil en la isla de Puerto Rico.

Al pueblo de Puerto Rico se le faculto tener una elección popular para la conformación de su Senado, además estableció una carta de derechos civiles, y los puertorriqueños pudieron acceder a la ciudadanía estadounidense en conjunto, y se autorizó la elección popular de un Comisionado Residente de Puerto Rico en un término de cada cuatro años con asiento en Washington.

Impulso para la Ley de Jones

El ímpetu de esta legislación provenía de un compleja situación de intereses locales y del continente. Los puertorriqueños carecían de ciudadanía internacionalmente reconocida , pero el Consejo local no se fiaba de “la imposición de la ciudadanía”. Es entonces cuando Luis Muñoz Rivera, el Comisionado Residente en Washington de entonces, argumentó en su favor, dando varios discursos importantes en la Cámara de Representantes.

Las principales características

El Acta de Jones hizo que todos los ciudadanos de Puerto Rico fueran ciudadanos de Estados Unidos en conjunto, y se revisó el sistema de gobierno en Puerto Rico. En algunos aspectos para adecuarla a una estructura gubernamental paralela a la de un Estado de los Estados Unidos, sin serlo. Los poderes se separaron en un Poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo. La ley también reconoció ciertos derechos civiles a través de una carta de derechos que debían ser observadas por el gobierno de Puerto Rico.

Ciudadanía Estadounidense para los puertorriqueños. Servicio militar obligatorio

Cuando la Ley de Servicio Selectivo del año 1917 se aprobó dos meses más tarde, permitió que el reclutamiento de soldados se extendería a la isla de Puerto Rico. Unos 20.000 soldados puertorriqueños fueron enviados a combatir durante la Primera Guerra Mundial. Antes de que se firmara la Ley Jones, los puertorriqueños residentes de la isla que eran ciudadanos de los Estados Unidos (su ciudadanía desde 1898 era puertorriqueña) fueron considerados como extranjeros. Como tales, los puertorriqueños no eran elegibles para el servicio militar.

Poder Legislativo

La ley creó un sistema legislativo que comprende dos cámaras: un Senado compuesto por 19 miembros y una Cámara de representantes de 39 miembros. Todos ellos fueron elegidos por sufragio universal para un mandato de cuatro años. Los actas de la Legislatura podían ser vetadas por el gobernador, pero su veto podía ser anulado con el voto de dos tercios, en cuyo caso el Presidente de los Estados Unidos tomaría la decisión final.

Asuntos relacionados con franquicias y concesiones fueron encomendadas a una Comisión de servicio público conformado por los jefes de los departamentos ejecutivos, el auditor y dos Comisarios elegidos. El Comisionado Residente en los Estados Unidos continuo siendo elegido por voto popular para un mandato de cuatro años, las funciones del Comisionado Residente incluye representar a Puerto Rico en la Cámara de Representantes de EE.UU., con voz pero sin voto, así como ante los órganos ejecutivos en Washington.

Poder Ejecutivo

Seis departamentos ejecutivos se constituyeron: Justicia, Hacienda, Interior, Educación, Agricultura, Trabajo y Salud. El gobernador, el procurador general y el comisionado de educación fueron nombrados por el Presidente con la aprobación del Senado de los EE.UU., los jefes de los departamentos restantes por el gobernador de Puerto Rico, sujeto a la aprobación del Senado de Puerto Rico.

En esa etapa inicial, el Gobernador de Puerto Rico iba a ser nombrado por el Presidente de los Estados Unidos, y no elegido. Todos los funcionarios del gabinete tenían que ser aprobado por el Senado de los Estados Unidos, y el Congreso de Estados Unidos tenía el poder para vetar cualquier ley aprobada por la Legislatura de Puerto Rico.

Washington mantuvo el control sobre los asuntos fiscales y económicos y la autoridad sobre los servicios de correo, la inmigración, la defensa y otros asuntos gubernamentales básicos. Puerto Rico no recibió votos electorales en la elección del Presidente de los EE.UU. porque la Constitución de los Estados Unidos de América solo permite pleno derecho a los estados miembros, no como Estado Libre Asociado.

Posterior legislación

Algunas partes de la Ley Jones fueron reemplazados en 1948, </strong>después de lo cual el Gobernador fue elegido por voto popular.

En 1948, el Congreso de los EE.UU. permitió a la isla de Puerto Rico redactar su propia Constitución que, cuando se implementó en 1952, proporcionó una mayor autonomía como un Estado Libre Asociado (de acuerdo con el sector político en el poder en la isla en ese momento).

La Ley de Cabotaje impuesta a Puerto Rico desde 1900

Como consecuencia de la sesión de España a Estados Unidos de la isla de Puerto Rico en 1898, se creó Ley Foraker estuvo vigente hasta 1917, cuando fue reemplazada por la Ley Jones-Shafroth o Ley Jonesde, norma judicial aprobada por el Congreso de los Estados Unidos de América para organizar el gobierno civil de Puerto Rico. Esta le otorga poderes y control a los Estados Unidos de sus puerto maríticos, seguridad del territorio y aduanas, entre otros.

Las leyes de cabotaje de los Estados Unidos limitan el tráfico de barcos entre puntos de esta nación, incluyendo sus territorios y posesiones, a barcos construidos y registrados en los Estados Unidos. Esta legislación es aplicada a Puerto Rico desde 1900, cuando el Congreso aprobó la primera ley orgánica (Ley Foraker) y dispuso que el cabotaje entre Puerto Rico y Estados Unidos sería “regulado de conformidad con las disposiciones de ley aplicables a dicho comercio marítimo entre cualesquiera dos grandes distritos costeros de los Estados Unidos”. Al aprobarse la segunda ley orgánica (Ley Jones) en 1917, las leyes de cabotaje continuaron en efecto y su vigor prevalece hasta el presente.

Las leyes de cabotaje obliga a Puerto Rico a utilizar exclusivamente la marina mercante norteamericana o barcos bajo la bandera de los Estados Unidos para atracar a los puertos de la isla.

El futuro

A la vista de la situación actual que enfrenta Puerto Rico como Estado Libre Asociado a los Estados Unidos, con ventajas y desventajas, evaluar y hacer consultas al pueblo sobre el destino de la isla será una necesidad, claro, después de la recuperación ante el desastre y la crísis humanitaria que enfrenta y llama la atención a la conciencia de todos para ayudar a los puertorriqueños a levantarse prontamente.

Hoy todos por Puerto Rico!

Fuente: historia Universal